<

Berenjena rebozada en harina de garbanzos y con un toque de miel

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta que dará mucho que comer.

Hola, soy Arancha, aunque el nombre no importa mucho, soy una enamorada de Galicia y voy a compartir mis humildes recetas relacionadas con esa maravillosa tierra, al alcance de todo el mundo. Siempre que visito vuestra tierra me aprovisiono de productos y si no siempre compro donde puedo. Quiero reseñar que soy una aficionada autodidacta, sin estudios de cocina. Me gusta considerarme una apasionada de la cocina. Espero que disfrutéis haciendo las recetas.

Os traigo un plato sencillo, pero delicioso, de mi huertita al plato, berenjena recién cosechada, rebozada en harina de garbanzos, con un chorrito de la deliciosa miel Sovoral Apicultura Orgánica, 🤤  Deciros que las berenjenas rebozadas son un gran acompañamiento para cualquier tipo de plato. 

La berenjena

El nombre científico de la berenjena es Solanum melongena y es miembro de la familia Solanaceae. Esta familia incluye otros miembros conocidos, como tomates, patatas, pimientos…

Origen

La berenjena es una planta originaria de la India, donde ya se cultivaba en el año 1000 a.C. España fue uno de los primeros países occidentales en darle uso culinario. Antes de usarla como alimento se empleaba como remedio medicinal para las quemaduras y para los problemas de la piel.

Beneficios

Son tantas las virtudes de la berenjena que no incluirla en la mesa sería casi pecado capital, os cuento unos cuantos beneficios de tan maravillosa hortaliza.

Contiene Vitaminas A, B1, B2, C y ácido fólico, por lo que refuerza e sistema inmune y mejora la resistencia del organismo a enfermedades.

Rica en minerales como el potasio, magnesio, hierro, calcio o fósforo favorece la prevención de enfermedades relacionadas con el paso de los años como la artritis o la osteoporosis.

Sus flavonoides tienen propiedades antioxidantes, por lo que esta verdura es buena para prevenir enfermedades cardiovasculares, degenerativas, cáncer…

Las estatinas se emplean para el tratamiento de las dislipemias (problemas con la grasa). Ayuda por lo tanto a reducir el colesterol y prevenir la arteriosclerosis. 

Es un alimento indispensable en la dieta del diabético, ya que presenta un gran poder saciante sin aportar prácticamente hidratos de carbono. También la berenjena es un alimento muy apropiado para ser usado en cualquier dieta de adelgazamiento o de control de grasas.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande
  • 200 gramos de harina de garbanzos
  • Aceite para freír
  • Sal
  • Mel Solvoral

Elaboración

Remojo

Lo primero que haremos es tener a remojo media hora la berenjena con agua y sal. Pasado el tiempo la sacaremos del agua, tras lo cual hay que escurrirlas y aclararlas con agua fría. A continuación la secaremos bien. ¿La echo entera? No, siempre cortada con el grosor que vayas a utilizar para tu receta, en fin si vas a hacer un plato con ella en tiras pues en tiras. En el caso del nuestro plato debemos darle un grosor al corte de un centímetro y medio. Para que se haga bien y quede jugosa al freírlas no deben ser excesivamente gruesas, esto lo hacemos así para que no lleguen a quemarse por fuera y por dentro no se hagan. ¿Y si decido saltarme el paso del remojo? Pues decirte que harás muy mal porque este paso nos vale para quitar el amargor de las berenjenas.

¿Por qué son las berenjenas amargas?

Ese toque amargo de esta hortaliza se encuentra en su pulpa, motivo por el que no importa si está cruda o ha sido cocinada, siempre está ahí. Da igual que se hagan al horno o se frían en aceite, ese amargor que contiene su jugo aparece cuando se parten o pelan.

Antes de que me olvide, que no os lo había comentado, a la berenjena jamás le quitamos la piel. Representa una gran fuente de fibra y energía. Y otra cosa importante no se debe comer cruda o poco madura. La berenjena contiene un alcaloide tóxico, la solanina. Aparece en las secciones verdes o poco maduras de esta plata durante su crecimiento.

Rebozado

En un plato hondo pondremos la harina de garbanzos. Podemos ir poniendo el aceite en una sartén y la ponemos a calentar a fuego medio.

Toca rebozar las berenjenas de la siguiente manera. Las pasamos de una en una por la harina de garbanzos. Y tan pronto esté el aceite caliente las vamos echando.

Freír

Las freímos siempre a fuego medio debemos tener cuidado de que no se quemen, con un fuego alto tendríamos difícil el que no pasase. Cuando notes que se empiezan a poner doradas y tiernas las retiras y las pones encima de un plato o fuente con papel absorbente para retirar el exceso de aceite. Y listas!!

Emplatar

En lo de emplatar juega la imaginación, a mi me gusta así!

Recuerda este es un plato que se presta a tomarlo recién hecho así la berenjena estará más crujiente y rica. Ya véis que es una receta bien sencilla de elaborar sin ningún tipo de complicación y deliciosa. Os recomiendo como toque final le echéis un chorrito de Mel Solvoral y será un escándalo de plato.

En instagram soy @Aranchauno

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *