<

Baklava con nueves, una herencia de la gastronomía antigua

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Baklava

Hola soy Elena de cocina con Elenauna loca amante de los fogones, volvamos a recuperar las viejas recetas de las abuelas, esas que se cocinaban con amor y paciencia

Os traigo un postre turco que me enseño un viejo amigo y me trae muy buenos recuerdos, espero que os guste. Mientras me enseñaba a hacerlo me contaba que el baklava solo se cocinaba en ocasiones especiales y que este postre era históricamente solo para ricos.

Baklava con nueves

Ingredientes:

  • 20 capas de pasta filo (2 paquetes)
  • 150 gramos de nueces
  • 100 gramos de mantequilla
  • 100 ml de agua
  • 50 gramos de miel de azahar (sino se puede usar miel normal y añadir unas cáscaras de naranja al almíbar)
  • 1/2 palo de canela
  • 1/4 de limón
  • 50 gramos de azúcar

Comentaros que lo habitual es hacerla con nueces pero también se puede hacer con pistachos.

Elaboración

En primer lugar machacaremos las nueces en el mortero, no deben quedar muy pequeñas, que no sea polvo que se vean los trocitos pequeños. En un molde apto para el horno engrasaremos bien con mantequilla, e iremos poniendo una a una cada capa untándolas con mantequilla, nos ayudaremos de un pincel para extenderla bien, si la derretimos un poco la podremos poner sin dificultad.

Pondremos 10 capas una encima de otra con su mantequilla en medio, tener cuidado con los bordes al untarlos, la masa filo es muy delicada y se cuarta rápido así que aconsejo hacer los pasos todo lo rápido que se pueda para evitar que se rompan.

Repartimos las nueces troceadas por la capa, que la cubra bien. Repetimos los pasos del principio colocar capa por capa las 10 restantes con su mantequilla bien untada entre ellas. Ahora toca lo más complicado, cortarla sin romperla, un consejo, meterla en la nevera 15 minutos, la mantequilla se endurecerá y será más fácil para cortar y las capas no se nos muevan. Cortaremos todo lo sobrante de los bordes, debe quedar bien cuadradas los bordes para que no se nos desmorone.

Añadiremos mantequilla a los Cortes, que se impregne bien. Una vez cortadas con el horno pre calentado a 180 grados, los hornearemos durante 30 minutos, cuando pase ese tiempo atraparemos la fuente con papel albar y dejaremos cocer otros 20-25 minutos. La parte de arriba debe quedar tostadita.

El almíbar de miel

Mientras se hornean iremos haciendo el almíbar de miel. En un cazo ponemos el agua, la rama de canela, el azúcar, hervimos 10 minutos a fuego vivo, añadiremos la miel, la rodaja de limón y las cáscaras de naranja, hervimos otros 5 minutos, hasta que empiece a espesar. Reservar.

Presentación

Una vez estén horneados, impregnaremos bien de almíbar todos los cortes, que se empañen bien y por último untamos con pincel y mucho cuidado por encima de cada uno de ellos almíbar. A mi me gusta ponerle encima polvo de nuez, la machacaremos bien para ello. Espero que os guste.

Baklava

El baklava se suele servir acompañado de té o café.

Baklava

La primera mención de Baklava

La palabra “baklava” se menciona en una receta de un libro de cocina chino escrito en el año 1330, bajo la dinastía Yuan hablamos de la dinastía fundada por los invasores mongoles, a manos de Gengis Kan.

Origen

En cuanto a la historia de baklava deciros que esta se remonta a la antigua Mesopotamia. Mesopotamia es el nombre en griego antiguo “la tierra entre dos ríos”, el Tigris y el Éufrates para la región que corresponde al actual Irak y partes de Irán, Siria y Turquía. Es considerada la “cuna de la civilización”. Fueron los Asirios los primeros en poner capa sobre capa de pan, las nueces y la miel alrededor del siglo VII a. C.

El Baklava de Antep (ciudad de Gaza) ha sido el primer producto alimenticio de Turquía que ha sido reconocido y registrado como una denominación de origen por la Comisión europea.

Receta tradicional

Para el baklava, se colocan en capas 30 o 40 hojas de filo, cada una de ellas untadas generosamente con mantequilla derretida, en una bandeja para hornear con nueces, pistachos o almendras finamente picadas. Después de hornear la masa, se moja con un almíbar de miel y jugo de limón. La canela, el clavo molido, el cardamomo o el agua de rosas pueden dar sabor al relleno o al almíbar.

Mis recetas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *