<

Arroz con leche

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta que dará mucho que comer.

Hoy toca la receta del postre casero por excelencia en las casas de múltiples países, su elaboración es bien sencilla. Tendremos que cocer lentamente el arroz con leche y azúcar, no hay más dificultad y el resultado es increíble.

Arroz con leche

Historia

Origen

Según los historiadores este postre es originario de la antigua Asia.

En nuestro país

Antes del siglo X no se conocía el arroz ya que fueron introducidos por los musulmanes tanto el cereal como las formas de prepararlo.

La primera vez que lo nombran

En el año 1520 en “El Libre del Coch o Libro de guisados de Ruperto de Nola” ya se incluían platos dulces parecidos al arroz con leche pero eran preparados con la harina del arroz, miel, leche, especias.

La primera receta

En el año 1607 en el Libro del Arte de Cozina de Domingo Hernández de Maceras aparece la receta oficial más antigua sobre como hacer un arroz con leche y que además es muy parecida a la que conocemos en la actualidad: “Después de lavado el arroz con cuatro aguas, se ha de enjugar del agua, y para doce escudillas de arroz se echará libra y media de arroz, y después de enjuto se echará a cocer en una azumbre de agua y sal, y estando cocido que esté bien seco, se le echará una azumbre de leche, y una libra de azúcar, se pondrá a cocer con poca lumbre, porque no se esture, meneándolo, para no se pegue, y estando embebida la leche se tapará para que repose y se harán las escudillas y le echará por encima azúcar y canela”.

Ingredientes

  • 1 litro de leche
  • 150 gramos de arroz
  • 150 gramos de azúcar
  • 200 ml de nata (crema de leche de 35% grasa o más)
  • 2 palitos de canela
  • La piel de un limón

Para decorar

  • Canela en polvo o frutas del bosque

Leche

Se prefiere la leche entera para la elaboración del postre, por su alto contenido de proteínas, en específico la caseína, que es la proteína del suero. Tiene un papel muy importante en el postre, por lo que se recomienda que sea fresca, la encontrarás fácilmente en la zona de los refrigerados de los supermercados y con ella este postre ganará muchísimo.

Arroz

Se emplea mayormente arroz blanco, aunque para ser más específicos el idóneo para este postre es el arroz redondo. El arroz es uno de los cereales más completos, siendo el segundo más usado a nivel mundial. No contiene colesterol, pero si una gran carga de fibra y energía.

Canela

Es el aromatizante más utilizado, pues aporta al arroz con leche un aroma ideal. Entre sus propiedades más resaltantes están que contribuye a aliviar las digestiones pesadas o difíciles, mejoras en casos de cuadros de resfriado y tos, ayuda a eliminar el mal aliento.

Limón

Recuerda al rallar el limón no arrastrar lo blanco, la piel o darías amargor a la receta.

Elaboración

Leche, canela y limón

En un cazo pondremos la leche entera con la canela y la ralladura de un limón. Pondremos al fuego el cazo para que hierva.

Arroz

En cuanto hierva la leche, le echaremos el arroz, en este momento notarás como la temperatura del líquido baja, así que revolveremos con cuidado el arroz hasta que vuelva a hervir la leche. Una vez que llega al punto de ebullición bajaremos el fuego a medio o bajo y lo dejaremos cocer durante 25 minutos.

Azúcar y nata

Pasado el tiempo retiraremos el cazo del fuego y añadiremos el azúcar y la nata, revolviendo con una cuchara de madera. Lo volveremos a poner al fuego pero antes debemos retirar la cáscara de limón y los palitos de canela.

Acercamos nuevamente el cazo al fuego para que le de un hervor y a continuación bajamos el fuego al mínimo. Se cocinará durante unos 10 minutos revolviendo con la cuchara de madera para que no se nos pegue al fondo. La textura cremosita del arroz es una maravilla, así que deja que se haga bien y se llene el grano con todos los sabores.

¿Ya está? Pues para sacarte de dudas prueba el arroz, debe estar tierno y muy cremoso.

Retiramos del fuego y os recomiendo dejar reposar bien, sabrá mucho mejor.

Emplatado

Se puede servir frío o caliente y en cuanto a la presentación se le suele espolvorear con canela o la ralladura de limón a fin de darle un toque aromatizante natural.

La forma tradicional

Se sirve de forma individual espolvoreado con canela, preferiblemente en recipiente de barro.

A tu estilo

A día de hoy, para nosotros la gastronomía en el hogar significa experimentar, crear o reinventar y otros días acercar a nuestras raíces, sobra el tiempo, así que te decimos que no hay nada escrito del como presentes el plato o con qué lo acompañes, deja volar la imaginación y imponte la norma del “un día así, otro asá

Uno de los postres más nutritivos que existen en el mundo y que compartimos con tantos países se merece siempre un sitio de honor en nuestras mesas, no solo por todo lo que aporta a nuestro organismo proteínas, fibra, vitamina A, vitaminas del grupo B y vitamina D y minerales sino por todo lo que trae a nuestras vidas, el olor a buenos momentos y la dulzura de la infancia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *