<

Almejas con espaguetis

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Equipo Libélula - Bea & José

Esta es una receta muy sencilla en elaboración pero maravillosa y especial en sabores, el resultado sorprende ¿Por qué no espaguetis con almejas? Antes de empezar te voy a avisar de que la elaborarás bastante rápido y fácilmente pero lo más rápido que te va a suceder es que desaparecerá del plato mucho antes de lo que te imagines, es realmente exquisita.

Cocer las almejas y la pasta, hacer la salsa y unirlo todo con cariño, no hay más ciencia, pero sí hay pasos a seguir que convertirán tu plato en excelente. En esta entrada os enseñaremos muchas cosas que utilizaréis para otras recetas y seguro recordaréis siempre.

Os traemos el plato tradicional de la Nochebuena en Italia.

Almejas con espaguetis

Ya os habíamos acercado en otras recetas a este especial producto gallego ,”las almejas”. Las hicimos a la marinera, con fabas, con setas, en sopa… para que veáis lo camaleónicas que son las almejas, hoy toca prepararlas de una forma distinta.

Una receta de pasta fácil y con muy poca grasa ¿Quién inventaría los espaguetis con almejas? Seguro que te viene a la mente “a la vongole“, esa receta tradicional en Nápoles, y no, no se sabe con exactitud quien la creó, ni cuando. Así que afirmo que casi seguro que fue el Equipo Libélula.

Ingredientes

Los principales ingredientes ya los sabemos ¿Verdad? Almejas y pasta.

  • 250 gramos de almejas fina (Se puede utilizar otro tipo de almejas para hacer la receta más económica, tipo chirla)
  • 6 dientes de ajo
  • Sofrito de verduras casero
  • 1 vaso de la cocción de las almejas
  • 1 rama de perejil fresco y orégano
  • 1/2 kilo de pasta (1 paquete de espaguetis)

Elaboración

Lo primero que haremos es limpiar bien las almejas. Por lo general vienen de depuradora por lo que ya estarán limpias, pero nunca está demás pasarles un agua. Una poco de arena puede estropear el plato y hacerlo desagradable, así que siempre ponlas a remojo.

Remojo

Pondremos las almejas cubiertas en agua con sal (para esta cantidad una cucharada de sal es suficiente) durante un mínimo de una hora para que suelten la arena en el caso de tenerla. Es aconsejable ir cambiando el agua para saber si están verdaderamente limpias.

A tener en cuenta:

Recuerda retirar las almejas rotas o abiertas, antes de cocinar o al final de la cocción. Las que con el calor no se han abierto, están malas. 

Cocción almejas

Os cuento como cocer las almejas. La medida a recordar siempre es que se añada MEDIO VASO de agua por cada MEDIO KILO de almejas. Para nuestro cantidad sería 1/4 de agua o si te es más fácil, el culín de tu tartera.

Ahora debes introducir las almejas en el agua fría y ponerlas a hervir al vapor (a fuego vivo). Las almejas estarán cuando todas estén abiertas en tiempos, que será entre 5 y 10 minutos según su tamaño, claro está.

Ya tenemos cocidas las almejas, las retiramos del fuego y eliminamos una parte de la concha, pero no cualquiera, la que eliminaremos será la que no tiene agarrada la almeja. Reserva las almejas en una fuente.

Para nuestra receta es mejor que la pasta esté un poco cruda porque continuará cocinándose un poco con la salsa y las almejas. No hay peor error en este plato que una pasta pasada de cocción, arruinaría la receta.

Cocción de la pasta

Aquí cada maestrillo tiene su librillo pero deciros que la pasta debe estar al dente porque la vamos a dar un calor con la salsa. Si se hace demasiado el plato pierde.

Cocer pasta puede parecer fácil pero de cómo la cocines puede depender que tu plato sea un espectacular o un fracaso.

La cantidad de agua importa y mucho

Debemos usar 1 litro de agua por cada 100 g de pasta, para que se rehidrate bien y no se pegue.

La olla debe ser grande

Debemos elegir una olla grande ya que la pasta aumenta su volumen al cocinarse.

La sal

La sal se agrega siempre cuando el agua hierve, no antes porque el agua salada hierve a una temperatura más alta, por lo que tardaría mucho más en entrar en ebullición ¿Cuánto de sal (importante sal gruesa)? La proporción a utilizar es de 12–15 g por cada litro de agua.

Momento de echar la pasta

Uno de los momentos más importantes es cuando hay que echar la pasta, no en frío y justo después de que la sal se haya disuelto. Echamos toda la pasta de una vez y revolvemos enseguida para que no se pegue. Mantenemos el fuego bien alto hasta que el agua vuelva otra vez a hervir, recuerda que bajará la temperatura. Si quieres (opcional) puedes echar justo ahora un chorrito de aceite de oliva ¿Sirve de algo el chorrito de aceite cuando el agua de la pasta hierve? Muchos se echarán las manos a la cabeza y dirán que echar aceite al agua de cocer la pasta, simplemente no es necesario, pero si tienes por costumbre echarlo como es nuestro caso, tampoco es malo y, ni mucho menos te va a estropear el plato y que quieres que te diga sin él nuestro plato no sería Equipo Libélula.

Los tiempos y recuerda el cuatro minutos para salsas

Conviene decir en cuanto al tiempo de cocción de la pasta es entre 7-9 minutos, aunque normalmente lo encontrarás marcado en los envases, por lo que debes seguir las indicaciones de cada pasta, mejor dicho de cada marca, ya que es distinta y el fabricante lo sabe. Es muy aconsejable el probar la pasta 1 minuto antes del tiempo sugerido para cocción normal y cuatro minutos antes para las pastas que irán en salsas, esto lo haremos para evitar que se pase o nos quede demasiado hecha.

Al dente

La pasta se debe comer al dente, aunque a algunos digan que no les gusta la pasta tan dura. Para conseguir una pasta al dente, además de controlar el tiempo de cocción debemos apagar el fuego y echar un vaso de agua fría en al agua para detener la cocción, y luego colarla inmediatamente. Reservamos.

Salsa

Limpiamos la olla donde hemos cocido la pasta, ponemos un chorrito de aceite, los ajos bien picaditos (los italianos en su “a la vongole” añaden aquí las guindillas) y subimos el fuego. En cuanto estén bien dorados añadimos el caldo de la cocción de las almejas que habíamos reservado.

Recuerda el cazo de la cocción de las almejas debe estar bien colado.

Claro está que nada como hacer la base de nuestra salsa en el momento. De todas formas, las conservas si las guardamos como se debe no pierden vitaminas y nos ahorran este paso y es que este sofrito casa bien con cualquier plato ya que las verduritas se adaptan de base a cualquier guiso o salsa que se preste. MIRA AQUÍ

Puedes en este paso echar un bote de tomate casero o tomate frito que no es lo mismo pero se parece 😉 Ya lo haremos la siguiente vez con mucho más sabor y mejor.

Solo nos queda el último paso, juntarlo todo y cocinarlo durante 5 minutos. Metemos la pasta que teníamos reservada ya cocida en la salsa y le damos unas vueltas para que se pinte bien. A continuación las almejas.

Recuerda que todo está cocinando y solo necesita terminar de hacerse con la salsa. Echamos las almejas al final y no al principio, para no marearlas mucho y que se caigan de la concha. Recuerda un golpe de calor y servir, no estás haciendo las almejas a la marinera, estamos haciendo unos espaguetis con almejas.

Esperamos que os haya gustado nuestra receta y la disfrutéis pronto.

Nuestras entradas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *