Santuario do Corpiño

Santuario de O Corpiño

El Santuario de O Corpiño de Lalín es uno de los santuarios marianos más importantes y conocidos de Galicia y en él se celebra una de las más grandes romerías en honor a la Virgen que se conozcan. Se encuentra en la parroquia lalinense de Santa Baia de Losón.

Virgen de O Corpiño

Los orígenes de la devoción de esta se extiende hasta la alta edad media. Como ocurre en otros santuarios gallegos la historia del Santuario de O Corpiño se remonta a la época de la conquista musulmana de la Península. El temor a la destrucción de muchas reliquias hizo que estas fueran escondidas en cuevas y escondites hasta que pasado algún tiempo volvieran a salir a la luz casi siempre por casualidad.

Santuario do Corpiño

En esta se cuenta que vivía en la comarca un ermitaño piadoso que profesaba su amor hacia la Virgen al que mucha gente acudía para aliviarse y buscar consuelo con sus sabias palabras. Al morir este, la gente quiso recordarlo para siempre y decidió conservar el cuerpo. Se cuenta que el ermitaño pudo ser el mismo San Adrián, presente siempre en la memoria e historia de Lalín. Otros escritos señalan a un tal Luisón (Losón).

Pasados varios siglos unos niños pastores se vieron rodeados por una gran tormenta, lo que les hizo refugiarse en los restos de la quizás antigua ermita de San Adrián. Allí se produjo el milagro: la aparición de la Virgen. Sucedió probablemente en el siglo XII lo que convierte a esta creencia en una de las más antiguas de Galicia en cuanto a apariciones marianas. Nadie pareció creer a los niños pero una nueva serie de apariciones posteriores dejó claro que allí sucedía algo. Las apariciones parecían señalar con la luz milagrosa una pequeña cueva en donde se encontraba el sepulcro del santo. Desde aquella, adquiere el nombre de O Corpiño (el cuerpecito) y muy pronto el rumor de la aparición se corrió por toda la comarca y comenzaron a llegar gentes de esta y de otros lugares más lejanos atraídos por esta al reciente Santuario do Corpiño.

Cruceiro

De los templos originales no queda nada y hoy podremos ver una gran iglesia de finales del siglo XIX rodeado de todo lo necesario para albergar las grandes fiestas a donde acuden miles de romeros en honor a la Virgen y que se celebran en junio. Los romeros buscan la solución a sus males, muchos de ellos relacionados con hechizos, locuras e incluso posesiones demoníacas, convirtiéndose en uno de los pocos lugares, como San Campio (Tomiño), en donde se practican este tipo de rituales.

Iglesia

Formando una fila se lleva en procesión a la imagen de la Virgen por encima de las cabezas de estos. Provistos de paños, los fieles los pasan por la sagrada figura para cargarlos de poder curativo y así llevarlos a casa para los enfermos impedidos y ausentes. Son muchas las ofrendas que se realizan a la Virgen en forma de exvotos de cera y en forma de cruces que los romeros dibujan por toda la zona.

Las fiestas y la procesión de la Virgen de O Corpiño se realiza muy cerca del solsticio de verano, exactamente en la festividad de San Juan, en los días 23-24 de junio.

Más fotos

Localización – Mapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!
Para descubrir nuestros nuevos lugares
Happy Galicia Máxica

Loading

Recibirás un correo para confirmar la suscripción

LucusHost, el mejor hosting