Pasos de A Fraga y A Larpea | GALICIA MAXICA

El Verdugo atraviesa Ponte Caldelas y riega todo su municipio y es por ello que su historia va unida a este río. Su propio nombre es debido al puente que cruzó siempre el río y a las termas que surgen cerca de él. A poco más de 3 km aguas arriba, por la vieja carretera de A Lama, se encuentra un lugar hermoso junto al río. Se trata de los antiguos Pasos da Fraga o poldras de por los que se atraviesa un río. También reciben el nombre de peares, pasais, pasadeiras o pasadoiros.

Pasos da Fraga

Estos están formados por bloques de piedras dispuestos sobre el río unos seguidos de otros, de forma que de un pequeño paso pasemos de unas hacia otras. Se encontraban en zonas de río de baja profundidad y eso propiciaba que el ganado pudiera atravesar también el río. Los de A Fraga, se localizan en una “encrucillada”, un cruce de caminos de un alto tránsito humano desde épocas remotas. De este tránsito dan muestra los desgastes de las piedras y la amplia calzada de piedra por la que se accede.

Pasos da Larpea

Para localizarlos basta con salir desde Ponte Caldelas hacia A Lama por la PO-531. A 1 km se encuentra un desvío que sigue la misma dirección por una antigua carretera local que sigue el valle del río Verdugo. A dos kilómetros de este cruce, en el lugar de A Fraga veremos señalizados los pasos. Desde aquí, andando, recorreremos 320 m por un hermoso camino de piedras que nos conducirá directamente hasta las poldras, dejando atrás un viejo puente compuesto de losas de piedras. La frondosa vegetación autóctona nos abrumará y la belleza del agua a nuestro alrededor nos dejará sin palabras. Para llegar hasta A Fraga hay que atravesar primero el Rego A Larpea o Costiñas. Para ello veremos unos antiquísimos pasos que continúan hasta los del Río Verdugo, conocidos como Pasos da Fraga.

Los primeros, aunque muy cortos, conservan intacta su forma original y veremos unas grandes piedras desgastadas por encima por el paso durante siglos de la gente que atravesaba el río. Después veremos los que cruzan el Verdugo. Estos conservan por abajo la piedra original desgastada, pero por arriba se les ha añadido en este siglo un pegote de hormigón en forma de tamajar para las corrientes del río. Sin embargo esta actuación está realizada a causa de que las antiguas piedras estaban tan desgastadas que se hacía imposible su paso, ya que no levantaban más que la altura del agua en verano.

Hoy los pasos siguen siendo utilizados por los vecinos que veían la necesidad de la reconstrucción de estos viejos pasos que pueden tener una antiguedad milenaria e incluso sus orígenes podrían venir de épocas prerromanas. En estos de A Fraga incluso se observa paralela la calzada en su intento de cruzar el río.

Muestra del tránsito de estas rutas es la existencia en la misma encrucillada de un pequeño molino y del peto de ánimas conocido como almiñas do río..Se construyó en el siglo XIX, sobre el año 1870, por devoción de uno vecinos de Laxoso de Abaixo llamados Manuel Cabirta y Concha. El peto es de dos cuerpos en donde en el principal existe arco rebajado que cobija un retablo de madera policromada que representa a San Antonio liberando las almas del Purgatorio. El peto de las limosnas forma parte de el conjunto del retablo. En el cuerpo de abajo veremos un cartel con los nombres de los devotos. Arriba aparece un pedestal sobre una cornisa moldurada que sostiene una cruz de hierro.

No sólo es una encrucillada de caminos sino que también es lugar de unión de riachuelos, ya que al antes nombrado Larpea se le suma el Rego Pequeno da Fonteíña.

Sobre el afluente veremos un hermoso molino y un rústico puente de madera que cruza el arroyo.

(Más fotos aquí)

Localización – Mapa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!
Happy Galicia Máxica