Petroglifos do Ghorghalado | GALICIA MÁXICA 1


O Rosal es atravesado por una estrecha banda de roca esquistosa que se extiende desde este concello hasta Monteferro, en Nigrán y cuya antigüedad se va hasta el periodo Cámbrico y Silúrico a más de 400 millones de años.

En la parroquia de As Eiras, en O Rosal, existe uno de los pocos grabados rupestres de Galicia realizados sobre este tipo de material esquistoso. Se trata de los petroglifos de Ghorghalado, con una antigüedad de alrededor de 3000 años y que forma el mayor conjunto de petroglifos de este concello sobre una misma roca.

Fueron descubiertos en el año 2012 por una vecina del lugar (Palmira C. Vaquero) que se preocupó de que fueran conocidos por las administraciones competentes. Tres años más tarde el conjunto de grabados fue acondicionado, señalizado y puesto en valor. El motivo de su desconocimiento era que estaban tapados por tierra. Sin embargo estos dibujos ya tenían que ser conocidos con anterioridad pues el lugar era una cantera y aún podremos ver restos de cortes y otros rasgos que así lo confirman.

En su puesta en valor tan solo fueron descubiertos una pequeña parte pues varios dibujos se encuentran aún enterrados entre los restos de las rocas usadas como cantera.

Sobre los grabados podemos decir que se tratan de motivos geométricos, como círculos concentricos, “coviñas”, dibujos cuadrangulares y líneas que unes estos dibujos.

Sobre el topónimo desconocemos su origen aunque lo más parecido podría ser el verbo “gorgolar” que designa “un brote de agua en un sitio llano formando un charco”, cosa relacionada con muchos petroglifos que se localizan cerca de nacientes de agua.

El lugar se encuentra a solo 90 metros de altura, muy cerca de la gran terraza fluvial del río Miño. Setecientos metros al Este existen los restos de un castro que hoy preside A Capela da Madalena.

FICHA EN PATRIMONIO GALEGO

Más fotos aquí


MAPA – LOCALIZACIÓN


Deja un comentario

Un comentario en “Petroglifos do Ghorghalado | GALICIA MÁXICA

  • Fusco Fabio

    Resulta muy impactante, e iluminador, el hecho de que su conocimiento para nosotros, los hombres modernos, contemporáneos, tan pagados de nosotros mismos, recién tomamos conocimiento de estos maravillosos yacimientos arquelógicos ¡¡¡ En el 2012 !!!
    Conocemos solo un grano de arena del infinito. Y quizás ni siquiera eso.
    Igual, reconociendo todo lo que nos falta, el camino es sólo para adelante ( por lo menos por ahora).