Casas abadonadas del ferrocarril

Viviendas ferroviarias de A Venda da Capela

Las grandes infraestructuras como los embalses y líneas férreas, necesitaban en siglos pasados una gran cantidad de mano de obra. 

Muchas veces, estas obras monumentales estaban en el medio de la nada, a grandes distancias de las urbes que aportaban la mano de obra necesaria. Esto y las precarias vías de comunicación y antiguos transportes, propiciaron que se tuvieran que construir casas e incluso poblados para albergar a los trabajadores todo el tiempo que durara la obra.

El tramo de ferrocarril entre Ourense y Madrid fue uno de los más costosos y dificultosos de todos los que hay en España y concretamente el de Puebla de Sanabria-Ourense, el último en acometerse.

Estación de A Venda da Capela

Este tramo entre Madrid y Ourense fue el más tardío de Galicia, ya que mientras otros fueron construidos en el siglo XIX, este no se proyectó hasta la segunda década del siglo XX. Comenzó a construirse en los años 30 y no fue inaugurado hasta 1957. 

Este trazado contaba con 135 kilómetros que supusieron un esfuerzo humano descomunal, ya que atravesaba el sistema montañoso que separa La Meseta. Inmensas curvas, grandes pendientes y la necesidad de construir decenas de túneles, como el del Padornelo de 6 km, propiciaron que fueran miles los trabajadores necesarios para acometer tan colosal obra. Además, gran parte de las obras fueron acometidas con barreno, pico y pala. Muchos fueron los trabajadores que perdieron la vida por las duras y malas condiciones de trabajo e incluso por la silicosis. Fueron necesarios más de 15.000 trabajadores.

En A Venda da Capela, A Gudiña, se construyeron cinco grandes edificaciones para albergar los trabajadores de Renfe que trabajaban en esta zona una vez realizada la línea férrea. Estos también trabajaron en la construcción de la estación de A Venda da Capela, que curiosamente se encuentra en Vilariño de Conso, en la parroquia de Veigas de Camba. Justo en las casas de los trabajadores comienza A Gudiña y la parroquia de Parada da Serra.

En la actualidad, a excepción de una, las edificaciones están completamente abandonadas. Hoy, por A Venda da Capela ya no paran pasajeros, tan solo la estación es utilizada como cargadero de mineral y apartadero.

Cargadero

La línea del AVE también actualmente a unos metros de aquí, y de ella podremos ver las bocas de los largos túneles que allí empiezan. Uno de ellos, el de O Espiño, llega a alcanzar los 8 km.

Túnel del tren

Además de la Venda da Capela, en las cercanías encontraremos poblaciones con el nombre de A Venda de Bolaño, A Venda da Teresa, A Venda do Espiño… La palabra «venda», equivale en castellano a «venta», es decir, una posada o albergue de caminantes y peregrinos. Y es que por estas poblaciones pasaba un antiguo camino real que se dirigía hacia la costa, así como hacia Santiago. Es por ello que hoy por esta sierra de alturas de más de 1000 metros circula el camino de Santiago de la Vía de la Plata o Camino Mozárabe.

En el mapa de Domingo Fontán (s. XIX) no aparece A Venda da Capela, pero en su lugar o en las proximidades sitúa a A Venda do Bartolo.

Más fotos

Mapa – Localización

5 comentarios en “Viviendas ferroviarias de A Venda da Capela”

  1. Tan solo recordar que no se menciona en ningún lugar que la mayor parte de esa población era mano de obra republicana, que vivía en condiciones de semiesclavitud trabajando para el estado franquista rendimiendo condena. En el caso de Renfe además de esta línea también realizó el Burgos-Santander y el directo Madrid-Burgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad