img_5d94c0e020a3a

Santuario de Nosa Señora de Areas

Habría que profundizar más en la búsqueda de información sobre este santuario pues casi no existe huella digital de este templo en la red y en la página del concello de Cenlle tan solo es nombrado brevemente. Intentaremos descubrir algo sobre la devoción y el origen de este santuario.

Solo sabemos que nos encontramos en la antiguamente llamada “Terra de Castela” un topónimo cuyo origen se pierde en el segundo lustro de nuestra era. Por ello no podremos pensar en castillos medievales y por lo tanto habría que buscar su origen en otro tipo de asentamientos, probablemente en aquellos que los romanos denominaban “castellum”, diminutivo de “castrum”. Aquí podréis saber algo más sobre este topónimo: https://sites.google.com/site/frutosribeiro/castela

Y es concretamente un castro el que parece ser el origen de este santuario barroco de Nosa Señora de Areas. El templo se ubica junto a una pequeña loma de 220 metros de altura desde el que divisaremos Ribadavia y el mismo valle del Avia. Esta loma parece ser que albergó un asentamiento castrexo como parece que lo demuestra su relieve y los fosos que lo rodean.

Ya conocemos sobradamente la manía de la religión cristiana de santificar y sacralizar todos aquellos lugares que ocultaban misterios de la historia antigua y que junto a ellos siempre iban unidas leyendas y mitos difíciles de olvidar por la población local.

Lo que está claro es que a finales del siglo XVIII se erigió aquí junto al castro un gran templo barroco ayudado por las ganancias que aportaba el cultivo y el transporte del vino en la comarca del Ribeiro. Una inscripción sobre una ventana abocinada del ábside rectangular nos habla del año 1791 y nos cuenta lo siguiente: “Hízose en devoción del Sr Ramiro Lorenzo y más devotos siendo abad Don Pº Cardona año de 1791”. Se trata de una iglesia de estilo barroco en cuya fachada se levanta un robusto campanario con balconada. Se cubre con teja a dos aguas y su ábside se levanta por encima de la planta principal.

Un atrio rodea toda la iglesia así como un palco blanco para la orquesta de época contemporánea.

En este enlace podremos ver la imagen de la Virxe de Areas cuya fiesta se celebra el domingo y el lunes de Pascua.

Más fotos

MAPA – LOCALIZACIÓN

2 comentarios en “Santuario de Nosa Señora de Areas”

  1. Buenas noches,

    Este magnifico santuario en el lugar de Areas, entre Esposende y Lentille, está dedicado a la Virgen de la Aurora, y fue fundado alrededor del 1500 por el abad de San Lorenzo da Pena, don Vasco Rodríguez Seoane.

    Recalcaré que, efectivamente, es “De Areas”, o apocopado como “d’Areas”, y no Das Areas, como se escucha por ahí de vez en cuando: la advocación es la Virgen de la Aurora, de la mañana de la Pascua de Resurrección.

    Como ustedes dicen, cuando don Pedro Jzto. Cardona era Abad de San Lorenzo, se reformó la capilla, dejándole su actual estilo con tintes de Barroco Compostelano, destacando, además del campanario, la ornamentación interior.

    Cumple decir que, en un principio, la capilla pertenecía a la parroquia de San Lorenzo da Pena, la parroquia vecina, pero el hacer la puerta mirando para Esposende motivó que quedara para esta última. Esto provocó grandes altercados en diferentes siglos, siendo necesaria en muchas ocasiones la presencia del ejército y la guardia civil para que no llegase a mayores (que llegó) la cosa.

    La virgen de Areas tiene mucha devoción en la zona y, como ustedes dicen, fue construida en las cercanías de un antiguo castro que, probablemente, haya tenido que ver con la consideración sacra del lugar.

    Esto es muy común en el ayuntamiento, pues en Trasariz se utilizó un ara Romana para hacer la pila bautismal y en Erbededo otra para hacer el altar. Eso sin contar El Monte de San Trocado, que si bien está dedicado a este santo, llamémosle san Torcuato, podría tener su origen en los antiguos cultos del cercano castro de (de nuevo aparentemente cristianizado) San Ciprián de Las.

    Aún así, la Virgen de Areas es para nosotros un símbolo de nuestros pueblos, la luz a la que miramos esperanzados cada lunes de Pascua y el resto del año pidiéndole por la cosecha, por la salud o por lo que haga falta.

    Si quieren más información al respecto, hagánmelo saber.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *