Monasterio de Sta. María de Melón | GALICIA MAXICA

El monasterio de Melón fue fundado en 1142 por la orden del císter gracias a la donación de Alfonso VII de un gran coto formado por las poblaciones vecinas. Los monjes provenían de Clairvaux (Francia).(Según otro estudio el coto pudo ser donado por la condesa Doña Fruela Fernández en 1158). En los años siguientes fueron aumentado más aún su territorio llegando incluso a Ribadavia. Esto hizo que su poder se hiciera más fuerte logrando ejercer una gran presión sobre la población local, abusando y acribillándola a impuestos. Así fue hasta casi el siglo XV que fue perdiendo su poder siendo relegado por los grandes señores feudales que se establecieron en esta época.

Monasterio de Melón

En el siglo XVI pasa a depender de la Congregación de Castilla y la iglesia es modificada .Este monasterio se mantuvo habitado hasta casi la mitad del siglo XIX (1835) a causa de la desamortización de Mendizabal y también debido a las inclemencias del tiempo a modo de fuertes tormentas que acabaron con la grandeza de este cenobio.  La iglesia conserva la planta de cruz latina con dos capillas en su ábside y una girola con grandes columnas. Hoy en día sigue utilizándose como iglesia parroquial. Esta y debido a la austeridad de la orden del císter, no presenta grandes elementos decorativos como era habitual en estos templos monacales.
Destaca la cabecera y la capilla de enterramiento, imitando a la del Monasterio de Oseira.

Claustro
Monasterio de Melón
Claustro renacentista

El ábside del presbiterio presenta al exterior forma poligonal en la parte correspondiente a la capilla mayor y semicircular en la de las radiales. Sobre el ángulo formado por las naves y el crucero se levanta una torre de cuerpo rectangular.

Planta
Claustro

En el año 2008, el monasterio permanecía totalmente olvidado con simples puntales que aguantaban lo poco que se mantenía en pie. Los saqueos y según cuentan a la venta ilegal de piedra y elementos decorativos, aumentaron el grado de abandono. Lo primero que veremos al entrar será la puerta monasterial con la imagen de la Virgen María y los escudos del císter y las imágenes de los fundadores del templo cisterciense a ambos lados. A la derecha no dejaremos de ver los restos de una gran arcada. Una vez accedemos a su interior sólo nos queda imaginarnos lo que fue este grandioso monasterio. Veremos un espectacular palomar, y restos de un torreón, así como muchas dependencias monacales, hermosas bóvedas de crucerías y arcos góticos.

Entrada
Iglesia de Santa María
Palomar de Melón

A continuación citamos el texto del libro “La Galicia de los Monasterios”: “El monasterio contaba con dos claustros. El claustro reglar: En el lienzo septentrional del
claustro principal se encontraba la Celda Abacial, con otras piezas, todas con balcones
voladizos. A poniente se situaban cinco celdas para oficiales y huéspedes, mientras a naciente se hallaban otras tres piezas dedicadas a la servidumbre. El lienzo meridional contaba con otra Celda Abacial, la del invierno, con cinco balcones, un cuarto para el criado y una celda para el mayordomo o cillerero. Claustro Principal: Por debajo de esas dependencias se extendían un par de paneras, al norte; un cuarto para criados y dos caballerizas, al oeste; dos celdas para el cura y el portero y un cuarto para los carreteros, al sur, y una bodega, al este, con ventanas al norte y una entrada por el mediodía, junto a la que, en una bodeguita, se guardaba el vinagre. Caballerizas y establos.En el Claustro Reglar se disponían la cocina, el refectorio, el coro, la Sala Capitular y el dormitorio, con una biblioteca a su izquierda y un calefactorio a su derecha, con entrada al archivo. El dormitorio alto contaba con veintitrés celdas, y el bajo con trece, más las seis correspondientes al noviciado.

(Más fotos aquí)

Localización – Mapa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!
Happy Galicia Máxica