Santuario de Santa Mariña de Augas Santas | GALICIA MAXICA


(Más fotos aquí)

Para empezar a hablar sobre el santuario debemos decir que está en una parroquia que contiene vestigios del pasado en donde la magia y el misterio van unidos de la mano.

Para conocer el porqué de la construcción de esta iglesia es necesario conocer la leyenda. Armea era una población galaico-romana que se encontraba muy cerca del santuario. Cuando Olibrio, prefecto romano, conoció a Mariña, una huéfana pastora, este se enamoró perdidamente de ella. Ante su resistencia y a la negativa de abandonar la doctrina cristiana, la joven Mariña, padeció numerosos martirios, pero ninguno consiguió cambiar la idea de esta santa que además, milagrosamente, a los tres días estaba totalmente sanada de sus calamidades. Así fue encerrada, colgada, herida con peines de hierro e incluso atada y lanzada a un estanque. La intentó quemar en un horno pero fue salvada por San Pedro que la refrescó en una pila cercana. Por último la mandó decapitar y su cabeza rebotó tres veces en donde surgieron tres manantiales de aguas cristalinas. Esto acaeció sobre el año 139 d.c.

De todo este martirio parecen existir vestigios de los lugares que fueron empleados para este fin.


En las proximidades hay los restos de un castro romanizado que se localiza en el lugar de Armea. Cerca de este emplazamiento existen unas pilas rectangulares que está rodeadas por un muro de mampostería de piedras procedentes del castro. Se le conoce como A Piouca da Santa y según la leyenda fue aquí donde San Pedro enfrió a Santa Mariña después de ser abrasada en el Forno da Santa. Este supuesto horno se encuentra en una enigmática cripta de una basílica inacabada del siglo XII que está también en dirección al santuario.
En la cripta de dice que hubo un enterramiento megalítico del cual quedan restos del corredor. También está un posible horno crematorio del que se cree que puede ser una Pedra Formosa del castro. De las Pedras Formosas no se sabe mucho y se cree que podrían ser utilizadas para incinerar algo, tales como
cuerpos humanos. Hay quién ve un posible uso termal del agua en estos hornos pero no hay nada concluyente. También hay en la cripta una especie de pequeña piscina o pileta en el suelo. Lo cierto es que los templarios dejaron a medio hacer esta basílica que es conocida como de la Asunción.
El agua que se almacena en la Piouca da Santa, también conocida como As Pías o Baños de Santa Mariña, también es considerada milagrosa. Tampoco se sabe muy bien la utlidad de estos agujeros pero según algunas hipótesis podría tratarse de un lagar romano.
El estanque en donde se quiso ahogar a la Santa está detrás del santuario actual, en donde existen tres fuentes también milagrosas y que recibe el nombre de Fonte de Augas Santas.

Se cuenta de la existencia de un gran y viejo carballo hoy desaparecido conocido como o Roble da Santa que sangraba si alguién le hendiese con un hacha.
Por todo esto no es de extrañar que se hubiera construído aquí un santuario ya que tanto rito cristiano se podría mezclar y confundir con lo pagano.

Se dice que existió un templo anterior del siglo VIII o IX en el cual se descubrió el sepulcro de la santa y sobre el cual se construyó el mausoleo o Camarín da Santa que hoy se sitúa en el interior de la iglesia.

.
En el lugar donde fue decapitada se contruyó una iglesia románica del siglo XII compuesta de tres naves y falso triforio al igual que la vecina iglesia del monasterio de Xunqueira de Ambía y el de Aciveiro. Estas naves se separan por medio de pilares con columnas adosadas. El arco triunfal es ligeramente apuntado. En la parte superior de cada una de las naves se encuentra un rosetón que da a luz a la iglesia. Arcos forneros y sajones sostienen la cubierta que estaban pensados para sostener una cubierta pétrea que hoy es de madera.
El torreón en donde se encuentra un reloj y un campanario y las torres de las calles laterales son barrocas del siglo XVIII.

Junto a la iglesia se encuentra el Pazo de Verán do Bispo hoy casa parroquial y su aspecto actual data del siglo XVIII. En el Adro existió un cementerio cerrado en el siglo XVI.

El estanque en donde se mandó decapitar a la santa fue reconstruído en el siglo XIX por orden del Obispo Lago Iglesias, así como la imagen pétrea de Santa Mariña. Otra de las fuentes nacientes por la decapitación se encuentra dentro de la Capela de Santo Tomé, situada también junto a las dependecias parroquiales.

Existió en el lugar un gran y viejo carballo hasta no hace muchas décadas ligado también a la leyenda de la santa, y que se le conocía como el Roble da Santa.

Además de la iglesia declarada Monumento Nacional en 1931, cabe destacar la hermosa arquitectura del pueblo que también fue catalogado como conjunto histórico en la década de los años 60.

El día de la Ascensión se celebra la procesión que recorre estos mágicos lugares. Se le conoce como Procesión dos Pendóns y el 18 de julio se celebran las fiestas en honor a Santa Mariña.

EL Santuario foma parte de una interesante ruta arqueológica que recorre los lugares históricos y relacionados con la leyenda y martirio de la Santa.

Localización – Mapa

Deja un comentario