Cibrisqueiros

Aldea abandonada de Penaveada y Ruta de Cibrisqueiros

Esta espectacular ruta que recorre un impresionante camino tradicional por la Ribeira Sacra que llega hasta la aldea abandonada de Penaveada la hicimos hace algún tiempo. Pero volveremos, pues la zona de los sarcófagos de O Preguntoiro ha sido sometida a un estudio arqueológico y acondicionamiento que no nos podemos perder.

La ruta de Cibrisqueiros, como decimos, es espectacular. Y no solo por su camino tradicional empedrado que recorre una parte de la ladera del cañón del Sil, sino por la cantidad de recursos que tenemos al alcance.

Cañón del Sil

Vistas impresionantes, sarcófagos, cuevas, rocas enigmáticas, casas seculares al borde del camino y la aldea de Penaveada, que fue abandonada el siglo pasado.

Camino a Penaveada

Resulta increíble pensar cómo vivía esta gente en este lugar no hace tanto tiempo. Os daréis cuenta pronto, pues tan solo se puede llegar a pie y si lo hacían en carro la ruta debería ser abrupta y muy dura. Tampoco había saneamiento, no había agua corriente. Para ir a la iglesia tenían que recorrer el camino que vosotros váis a hacer, ya os daréis cuenta. Y no hablemos del acceso a la sanidad… luego pensamos el porqué del abandono rural.

Solo hay dos formas de llegar a la aldea de Penaveada: Por un lado desde San Cosmede, el lugar más cercano. Sin embargo, ojo con bajar hasta San Cosmede en vehículo. Si lo hacéis debéis llegar desde la parroquia de Frontón, desde A Chaira o de Lornis y descender por un estrecha carretera un desnivel de cerca de 400 metros hasta San Cosmede. Ya podéis tener los frenos en condiciones, tener ojo con la gravilla y rezar por que no os encontréis a un vehículo de frente. Además no sabemos cual es el estado del camino que cruza el pequeño valle del Rego das Cantariñas. Nuestra recomendación es que dejéis esta carretera para el tránsito local y os vayáis a hacer la ruta desde Pombeiro, ya que además disfrutaréis muchísimo más y no os arrepentiréis.

Nosotros encontramos Penaveada por una ortofoto, un conjunto de casas perdidas en una ladera del profundo valle del Sil a las que no había forma de llegar por carretera y la única forma de hacerlo era andando. Reconocemos, que a parte de Pombeiro, no sabíamos nada de la zona y no esperábamos lo que nos escondía esta pequeña ruta.

Ruta de Cibrisqueiros

Nos os vamos a decir mucho de la ruta de Cibrisqueiros, ya que lo mejor es que la hagáis. Se trata de un camino empedrado y en el que fue necesario en parte excavar la roca de la ladera para construirlo. Debe haber unos 2,5 km hasta la aldea abandonada de Penaveada. Aunque no presenta mucha dificultad, tener en cuenta que habrá alguna cuestecilla.

Comenzamos en Pombeiro, en dónde veremos la iglesia de origen románico y que guarda parte de este hermoso arte secular. Pronto comenzamos la ruta pasando por Cibrisqueiros siguiendo un camino empedrado. Veremos antiguas edificaciones abandonadas, probablemente bodegas y sequeiros de castañas, ya que algunas aprovechaban la roca para su construcción. 

Sarcófagos de O Preguntoiro

Otro de los grandes tesoros de la zona son los sarcófagos de O Preguntoiro, unas tumbas excavadas en la roca en un lugar donde hubo una ermita cuya antigüedad se pierde en la Edad Media.

Tumbas de O
Preguntoiro

Penedo das Cantariñas

Pasaremos por espectaculares rocas con formas inverosímiles, como O Penedo das Cantariñas, una obra de arte de la naturaleza. Incluso pasaremos por lo que parece un antiguo poblado abandonado ya que numerosos restos de muros se funden y mimetizan entre la ladera.

Penedo das Cantariñas

Aldea de Penaveada

Al llegar a la aldea abandonada de Penaveada no pudimos ver mucho de esta, ya que la vegetación la cubría por completo. Ojo, no entréis en las casas, pues podríais acabar con un buen trompazo y difícilmente os podrán sacar de allí. Muchas son casas del siglo pasado en donde el cemento y otros materiales se pudren rápidamente. Los suelos no están en  condiciones y los tejados os podrían caer encima. Habrá media docena de casas, pero como os dijimos poco se podía ver en nuestra visita.

Aldea de Penaveada

Pasando Penaveada, el camino sigue y lo hace por la ladera excavada hacia el rego das Cantariñas. Cruzando este llegaremos a San Cosmede y a su ermita.

Casa abandonada

Ruinas de los juzgados del partido judicial

Nos contaba un seguidor de raíces en Penaveada, que su abuelo le contó que había unas ruinas bajando el pueblo de Penaveada y cerca de la vía del tren. Eran los juzgados del partido judicial entre los siglos XVIII y XIX. Revisando las fotos del vuelo americano y otras ortofotos creemos haberlas localizado entre San Cosmede y Penaveada, a la derecha del valle formado por el Regato das Cantariñas, aunque no hemos ido aún.

Esta ladera del cañón y valle del Sil aún guarda muchos secretos. Por ello no hay mejor forma que descubrirlos que volver a hacer esta ruta y recorrer sus cercanías.

Más fotos

Mapa – Localización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *