Iglesia de Breamo | GALICIA MAXICA

El monte Breamo se levanta 305 m sobre el nivel del mar sobre una península que separa las rías de Ares y Betanzos. Su posición adelantada sobre el Golfo Ártabro le permite un dominio total sobre este, siendo un punto clave para la observación de las rías. Por eso, desde tiempos inmemoriales, esta pequeña montaña fue lugar de asentamientos y lugar sagrado para muchos. El dominio visual es espectacular siempre y cuando los eucaliptos nos permitan ver la visión ya que el propio vértice geodésico está rodeado de estos árboles de rápido crecimiento.

Hoy en día, en el punto más alto, se conserva uno de los templos de origen románicos más hermosos y antiguos de la comarca. Se trata de la Iglesia de San Miguel de Breamo, antiguo monasterio agustino. Se cuenta que el lugar fue un santuario pagano y ancestral y que bajo el suelo se encuentran también los restos de un posible poblado castrexo. En referencia a este asentamiento existen los topónimos de Os Castros y O Castrelo.

Esto podría explicar la presencia de un templo cristiano sacralizador en este punto de tan remoto origen. La iglesia se data con una inscripción en la misma que nos marca la Era 1225 y que se correspondería con el año 1187, posible año de fundación del templo. Sin embargo existe un manuscrito en donde se nombra al templo unos años antes. Fueron los agustinos los primeros en habitar el monasterio que continuaron hasta el comienzo del siglo XVII, concretamente en el año 1609.

Posteriormente pasó a ser priorato relacionada con las casas de Andrade y Lemos. En el año 1798, tras la muerte del último prior Antonio Sanjurjo Montenegro, la iglesia para a ser ermita de la parroquia de Vilar.
De aspecto robusto y sillares gastados por los vientos atlánticos, la iglesia de Breamo presenta una planta de cruz latina rematada con tres ábsides en donde el central se levanta por encima de los laterales.

Además de los ábsides en donde se abren varias ventanas ornamentadas destacaremos sus tres puertas en donde sobresale la portada principal. En esta se abre una sencilla puerta con arco de medio punto bajo un torna lluvias y flanqueado con dos pares de contrafuertes. Sobre ella se abre un hermoso rosetón de piedra de once puntas origen de varias leyendas. Una de ellas nos cuenta como las once puntas representaban a los once caballeros templarios llegados para vigilar el santuario. En la noche de su llegada observaron una punta más y en el presbiterio un bebé dormía plácidamente. Con las primeras luces del alba el niño y la “nueva” punta del rosetón desaparecieron. Aún hoy se cuenta que es posible ver esa punta en las noches de Nochebuena.

La zona cuenta con área recreativa en donde se celebran dos buenas romerías, el 8 de mayo y el 29 de septiembre.

(Más fotos aquí)

Localización – Mapa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!
Happy Galicia Máxica