En Galicia existen numerosos puentes catalogados y llamados “romanos”. Su origen desconocido que se pierde en los siglos han provocado dicha denominación. Es verdad que en Galicia hubo muchos puentes romanos, ya que la difícil orografía de Gallaecia así lo requería. Sin embargo, de aquellos puentes no ha quedado mucho y son contados con los dedos de una mano los puentes que aún conservan parte de la fábrica romana. Aún por encima estos solo mantienen parte de sus tajamares en su parte más baja y muy poco más. Pero existen dos puentes que prácticamente han conservado casi en su totalidad su estructura romana primitiva y son los casos de Ponte Freixo (ya incluído en Galicia Máxica) y de Ponte Bibei situado en el angosto valle de este río. Este es el puente que incluímos en nuestros índices, un puente único por su historia, por su estructura, por su entorno natural … La VIA XVIII del itinerario de Antonino que unía Bracara con Asturica discurría sobre él. Así fue testigo de su paso de miles de personas cargadas con minerales y diversas mercancías durante veinte siglos. Hoy, lamentablemente, aún soporta el paso y el peso de los vehículos pesados sobre su lomo y durante el siglo XX soportó incluso el paso de una nacional (N-120).

Pero la VIA XVIII continua su trayecto hacia Bracara por el concello de Montederramo, tierra donde existe un hermoso monasterio. Aquí está el otro de los puentes que ingresamos en nuestra lista, el puente de Vilariño Frío. Este ya no es romano hoy, aunque en su origen sí lo fuera. De todas formas se ha acondicionado a lo largo de unos 500 metros una ruta con numerosos paneles informativos sobre los romanos y sus calzadas. De mencionar es el hermoso marco natural en donde se encuentra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *