cementerio

Tres cementerios con historia

Galicia es uno de los destinos turísticos por excelencia de España. Su variada gastronomía, su rica cultura y un gran número de parajes naturales de belleza inigualable hacen de nuestra comunidad un lugar de peregrinaje desde diferentes partes del mundo. Esto nos ha permitido explotar de forma turística diversos reclamos autóctonos, como el turismo gastronómico con iniciativas como el Outono Gastronómico o el turismo rural, que cada vez gana más adeptos. A estas variantes se les ha sumado, desde hace muy pocos años, una nueva tendencia turística que, si bien no es aceptada por todos, parece estar en auge. Hablamos, cómo no podía ser de otro modo, del necroturismo

El necroturismo o turismo de cementerios es una forma de conocer aquellos lugares que visitamos a través de sus camposantos. Este tipo de turismo tiene una gran aceptación en países como México, en donde existe un gran culto a los muertos, o Estados Unidos, en donde los cementerios suelen ser grandes espacios al aire libre. También en países europeos como Francia o Escocia se da este tipo de turismo, sobre todo en camposantos que destacan por su arquitectura, generalmente gótica, o por albergar los restos de personajes históricos.

En Galicia este tipo de turismo no tenía cabida hace una década, a excepción del Cementerio de los Ingleses, que desde hace años llama la atención de los foráneos. La visita a los cementerios estaba casi reservada al Día de Todos los Santos, cuando la familia al completo acudía a ellos para dejar flores en las tumbas de sus familiares difuntos. No obstante, con el tiempo, nuestra comunidad se ha ido sumando a nuevas tendencias. Así, el Día de Todos los Santos se ha visto obligado a compartir protagonismo con Halloween, una celebración estadounidense que llega a todos los ámbitos, incluso a los tapetes, y los cementerios han dejado de ser un lugar de eterno descanso para convertirse en un elemento arquitectónico más de las ciudades. Hoy os queremos hablar de tres de los más más bellos y con más historia de Galicia.

Cementerio de Adina

Iria Flavia (Padrón) ha pasado a la historia por ser el lugar al que llegó el sepulcro del Apóstol Santiago. No obstante, alberga en su territorio un cementerio que también cuenta con un largo pasado. El cementerio de Adina, declarado como Bien de Interés Cultural desde 1975, puede presumir de contar con sepulcros datados entre los siglos VI y X, además de con espectaculares olivos centenarios. Fue precisamente en este lugar donde la escritora Rosalía de Castro decidió que quería ser enterrada y aquí estuvo desde su fallecimiento en 1885 hasta 1891, año en el que sus restos mortales fueron trasladados al Panteón de Galegos Ilustres, en Santiago de Compostela. Quien todavía descansa aquí es el escritor Camilo José Cela, natural de la localidad.

Cementerio de Pereiró

De HombreDHojalata – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=66373314

Vigo acoge este cementerio que fue diseñado por el arquitecto vallisoletano Jerano de la Fuente a finales del siglo XIX. Este camposanto destaca especialmente por la monumentalidad de sus esculturas, destacando especialmente el monolito levantado en honor de la escritora Concepción Arenal, cuyos restos fueron trasladados desde el cementerio de Picacho en 1912, y una escultura de Francisco Asorey realizada por encargo en la que se muestra a la muerte llevándose a una de las hijas de la familia Gil y Sarabia.

Otra particularidad de este camposanto es que en su entrada se puede apreciar un coche fúnebre antiguo de los años 30. Desde 2017 se llevan a cabo visitas teatralizadas durante los meses de octubre y noviembre, coincidiendo con la festividad de Samaín. 

Cementerio de San Amaro

Es uno de los más espectaculares de toda la comunidad, tanto por su ubicación como por su tamaño. Inaugurado en 1813, San Amaro alberga los restos mortales de más de 200 personas, entre las que destacan personajes ilustres como los escritores Wenceslao Fernández Flórez Eduardo Pondal. También aquí se encuentran los restos de la hermana pequeña de Picasso, que falleció de difteria cuando la familia vivía en A Coruña.

El cementerio fue construido frente al mar y cuenta con tres zonas diferenciadas: la civil, la católica y la británica, esta última privada y cerrada al público. Además, su visita puede realizarse siguiendo cuatro itinerarios: el de los creadores, historiadores y científicos; el de los políticos y militares; el de los secretos, que destaca por contar con sepulturas de soldados alemanes y de las decenas de personas que murieron por el cólera a mediados del siglo XIX; y el artístico, que recorre los mausoleos de las familias más ricas de la ciudad levantados siguiendo diferentes estilos artísticos. 

Además, en el año 2012 pasó a formar parte de la Asociación Europea de Cementerios Significativos (ASCE), y en 2013 fue incluido en la Ruta de Cementerios Europeos.

San Amaro puede visitarse de lunes a domingo de 09:00 a 18:00 horas y hasta finales de año puede disfrutarse de una visita guiada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *