17 septiembre, 2021

El Blog de Galicia Máxica

Noticias e información de turismo, gastronomía, naturaleza y patrimonio de Galicia

Tanto por descubrir, Cotobade

Carreiro en Loureiro

Hoy dejamos a un lado la costa, el mar, la arena, la brisa marina y el agua salada para acercarnos al río, al agua dulce, a la frondosa y verde vegetación, a las piedras, al aire puro… Nos vamos al concello del coto del abade, es decir a Cotobade. Un concello que cada día nos descubre un lugar nuevo, mágico y que no nos cansamos de recorrer.
Hoy descendemos el profundo valle del Lérez al igual que lo hacían antiguamente los mozos y mozas de San Xurxo de Sacos en busca de la cabra en las romerías.

Ponte Serrapio

Pero nosotros lo hacemos por carretera ya que ellos lo hacían peligrosamente por las empinadas laderas. Pasamos por el lugar donde aún hoy se celebran las romerías dedicadas a San Xusto y San Pastor, romería que se celebra desde el siglo XVI. Allí, debajo de una centenaria carballeira, se levanta la pequeña capilla de San Xusto, fruto de grandes litigios a finales del siglo XX con el arzobispo y Ponte Caldelas por motivos del registro de la carballeira en este concello.

Carreiro en Loureiro

Los vecinos ganaron “la batalla” y hoy disfrutan de un lugar emblemático para ellos. Pero nos dejamos caer aún más, a la profundidad del valle. Allí, las aguas de coloración blanca y con el clásico olor a “huevos podridos” surgen por la ladera. Este lugar fue utilizada durante el auge a finales del XIX y principios del XX de los baños termales. Así se construyó un gran balneario que hoy está en completa ruina, los Baños de San Xusto. Una edificación más modesta se construyó el siglo pasado para la gente que aún quería tomar los baños minerales de este agua sulfurada y fluorurada buena para la piel, los huesos y el riñón. El lugar se envuelve en naturaleza y un profundo bosque de ribera esconde los restos de las antiguas edificaciones. Además, los restos de tres molinos de finales del XIX se ubican a orillas del Lérez.

Balneario de San Xusto

Volvemos a subir y esta vez nos vamos a andar un poco por un hermoso camino secular empedrado situado a unos pocos kilómetros, en la parroquia de Loureiro. Se trata del hermoso río Almofrei, repleto de bellos rincones y de mucha magia. Este “carreiro” nos conducirá por orillas del Almofrei bajo un espeso bosque autóctono a través de este camino empedrado.

Pontella sobre el Almofrei

Atravesaremos durante cinco kilómetros varias antiguas pontellas y varios molinos hasta llegar a Ponte Serrapio, un bello puente del siglo XVIII con un solo arco ligeramente apuntado, fruto de alguna ruta de arrieros de cierta importancia. Desde allí podríamos seguir diversas rutas, entre ellas la de un “foxo do lobo” que nos quedará pendiente para la próxima ocasión. Y es que en Cotobade sobran sitios para “perderse” y disfrutar de la naturaleza.

Muíño en Loureiro
Capilla y carballeira de San Xusto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *