Los carnavales más curiosos están en Galicia.

No solo porque en mi tierra durante O Entroido  (que así llamamos al carnaval en Galicia) esté prohibido el ir sin disfraz sino porque limpiamos el cuerpo y purgamos tus pecados de una forma nada católica.

OS PELIQUEIROS

Foto: creative commons en flickr de Pilar Ponte

Si no te disfrazas en Laza te puedes llevar un buen palo y no es una forma de hablar. Pero aquí sabes que te lo vas a llevar y ya vienes avisado (tranquilo no es un palo, es un latigazo de los que da el látigo). Y más avisado cuando escuches los seis “chocos” similares a cencerros que avisan de su presencia. Cada uno pesa kilo y medio y están realizados con hierro y bronce. Se sujetan gracias a un cinturón de piel que soporta todo ese peso, mejor dicho, ayuda a que lo soporte en la cintura el Peliqueiro, mejor que los lleve ahí y no en las manos, hacedme caso.

Aquí en Galicia los que regalan la medicina para el alma, se llaman Peliqueiros. Tienen claro que lo de ellos no es un disfraz, sino un traje y son los únicos que pueden ir sin disfrazar (llámales locos, si te atreves, claro). Que sepas que llevan la cara tapada por si eres rencoroso. Esta máscara al gusto de cada Peliqueiro es de madera de abedul. Su nombre viene de la piel que llevan detrás de la careta. Son toda una autoridad para que encuentres tu momento de reflexión. Además son maestros en ahuyentar a los malos espíritus con su zamarra (que no es una cazadora sino una especie de fusta, para que te enteres bien un látigo en plan “donGrey” pero sin tanta confianza). Golpean a todo el que vaya sin disfraz o al que le de malas vibras (eso dicen, pero creemos que es a todo el que se mueve). Os Peliqueiros son intocables aunque se te permite insultarles para soltar esa rabia contenida aunque igual te llevas la propina en calderilla.

Te presentamos a otra figura muy importante de los carnavales gallegos:

OS CIGARRÓNS

En Galicia también limpiamos tu cuerpo de todo mal en Verín, vale a latigazos 😉 no andamos con rodeos para sacarte el mal del cuerpo.

Facebook de Asociación Cigarrón de Verín

Os cigarróns ya empiezan a recorrer las calles el domingo antes del carnaval. Su traje pesa sobre 15 kilos y los que lo portan lo llevan en la sangre, una tradición que se transmite de padres a hijos. Todo un gran orgullo. No es fácil de llevar, ya que las chocas pesan también lo suyo y dificultan mucho su movilidad. En fin procura no ponerte delante de su trayectoria.

Os Peliqueiros y Os Cigarróns son bien distintos no te equivoques

La diferencia entre los cigarróns y los peliqueiros está en algunos aspectos de la indumentaria, y quizá también en los animales representados en la mitra. Se parecen bastante, algunos les llaman primos hermanos, pero son bien distintos y ya sabes que las comparaciones familiares poco gustan y ellos te dirán con razón que son muy distintos y así es.

¿Cuál nos recomiendas, el de Verín o el de Laza? ¿Qué nos aconsejas Peliqueiros o Cigarróns?

Qué fácil me lo ponéis. Os diré que en Verín se vive el carnaval más largo de Galicia y en Laza se vive uno de los Entroidos más ancestrales. ¿Cuál os voy a recomendar? “Los dos”, que necesitáis doble ración

Como curiosidad

Es prácticamente imposible que te encuentres con una fiesta de Entroido como la nuestra pero por parecerse algo en latigazos y

VÍDEO

por comparar, os hablaría de los Talcigüines de el Salvador (un poco lejos ¿verdad? aunque en fechas os cuadra bien porque es en Semana Santa). El vídeo es terrorífico, esos endemoniados vestidos de rojo y que van a misa antes de fustigar a todo el que encuentran (nada que ver con Os Peliqueiros que son bastante más selectivos). Al final los encarnados se vuelven bueniños con el agua bendita, un final precioso entre tanto latigar.

La Asociación Cigarrón de Verín. Pautas de Conducta: La Figura del Cigarrón no tendrá nunca una actitud violenta, sino más bien, un carácter de respeto mutuo. El Cigarrón desfilará por las calles de la Villa blandiendo su látigo y haciendo sonar los cencerros (chocas) para advertir al púbico de su presencia. El público presente en las calles deberá ceder y facilitar el paso, haciendo un pasillo y respetando su vestimenta en todo momento. Conocido en esta fiesta el uso de harina, petardos u otros objetos, no se permitirá su uso, contra la figura del Cigarrón.
El Cigarrón mostrará en todo momento su autoridad en las calles, más aún en los desfiles multitudinarios, manteniendo el orden del público, si fuera necesario, utilizando su látigo de forma intimidatoria.
Sobre la Careta o Máscara, el Cigarrón evitará mostrar el rostro guardando el anonimato y la tradición hacia el público. Esta norma no implica que los menores de edad puedan desfilar sin careta.



Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *