people-2606807_960_720

Las heroínas de Sálvora

Esta siempre fue una entrada que se ha ido dilatando en el tiempo, mi reconocimiento por fin tiene su espacio. Hoy que nos azota un temporal con olas de ocho metros conocerás la historia de las heroínas de Sálvora. Comentaros que muy pronto tendrán su gran mención con una película, la trama de la misma se dedicará a ellas que consiguieron para Ribeira el título de ‘Muy noble, muy leal y muy humanitaria ciudad’ allá por el año 1921. Veréis como la gran pantalla las convierte en estrellas, para los que disfrutamos de cómo nos contaban la historia nuestros y sus familiares, siempre lo fueron y serán. Aún tendremos que esperar para disfrutar de la película de Agallas Film 😉 con Nerea Barros, Aitor Luna, Darío Grandinett…. Por desgracia ya nos faltan las cuatro para ver visionada su vida. La contaron con una naturalidad sorprendente y una humildad desmesurada porque los actos heroicos siempre vienen del que con normalidad los realiza, y escucharíamos frases como «había que hacerlo, era mi trabajo, el mérito no es mío… y por eso debemos ser los demás los que les demos la importancia que se merecen.

Nos situamos en el domingo día 2 de enero del año 1921, casi toda la tripulación dormida y un barco hundiéndose por haber encallado en las rocas, hablamos del ‘Santa Isabel’. Un farero que da la voz de alarma escuchando la sirena del barco, en este caso trasatlántico reclamando auxilio, corriendo se dirige a pedir ayuda al pueblo que está a 3 kilómetros y allí encuentra un improvisado dispositivo de salvamento que es liderado por las protagonistas de la entrada, cuatro mujeres gallegas, María Fernández, Cipriana Ocejo y Josefa Parada que rescatarían por mar en una dorna y  Cipriana Crujeiras que se quedaría en tierra y desde allí ayudaría. El pueblo vacío, en la isla sólo permanecían una veintena de vecinos porque el resto se encontraban en Aguiño o Carreira ya que habían ido a celebrar el fin de año y no les fue posible regresar a la isla por el temporal. La cosa pintaba mal, muy mal.

Fueron cuatro mujeres valientes así las enmarcaría en esta trágica historia de la mayor catástrofe de la historia de la navegación en Galicia cuando aún se recordaba el Titanic, y así muchos hablaron del suceso como el Titanic Gallego.

Valientes, una palabra que les queda pequeña y más escuchando como lo narraba Manuela Parada, bisnieta de Josefa: «Daquela, a xente estaba acostumada a pelexar co mar e pensaban que era unha cousa moi normal o que facían, pero non era» os traduzco en aquellos tiempos la gente estaba acostumbrada a luchar con el mar y pensaba que era algo muy normal, pero no lo era. Para resaltar la hazaña, os cuento que realizaron el recorrido durante la noche, entre el viento y la lluvia, y con remos en las dornas (pequeñas embarcaciones utilizadas para la pesca y de reducidas dimensiones), en ellas no había espacio suficiente para dar cabida a los náufragos, que se agarraban desesperadamente a ella. Y agarrados a los lados de la embarcación, las mujeres los transportaban a la orilla fuera del peligro, más de diez en cada viaje.

Del barco encallado los llevaban a la playa de O Almacén, y allí eran atendidos por los pocos vecinos que había. No hicieron solo un viaje, lo repitieron en cuatro ocasiones hasta el amanecer, sin parar, sin desfallecer con ganas de salvar a cuantos más mejor, pararon cuando llegaron los barcos procedentes del puerto de Ribeira. Lograron salvar a muchos en total de 56 de las 269 personas que viajaban protagonizando un gesto de solidaridad que se guarda en el tiempo «faltounos tempo e medios». Mi alabanza a esas grandes mujeres curtidas en temporales que fueron el salvavida de los que en el mar se vieron morir, una historia que sigue siendo una completa desconocida para muchos, y esto a punto de cumplirse casi un siglo del episodio.

Deciros que nunca se creyeron heroínas aunque las mujeres recibieron un multitudinario recibimiento en las calles de Vigo. Les otorgaron a las cuatro condecoraciones y una pensión vitalicia que no pasó de eso, simbólica, razón lleva la bisnieta de Josefa Parada. «Canto máis pobres, máis asoballados» esto creo que no hace falta traducirlo.

3 comentarios sobre «Las heroínas de Sálvora»

  1. Gran entrada! Me suena la historia por un libro que tenían mis abuelos que recopilaba la historia, le echaré un ojo. Mi familia es de la zona de Ribeira por lo que Sálvora nos queda muy cerca. Es fenomenal que pongamos en valor a heroínas olvidades y les demos la relevancia histórica que se merecen.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *