La Leyenda de la Santa Compaña ¿Cómo protegernos de ella?

Publicado por Seseixa en

Galicia siempre ha sido conocida por ser tierra de brujas, de meigas, de magia. Tanto es así que contamos con bebidas sanadoras como ‘La Queimada’: protagonista en fiestas y reuniones entre amigos. Y es que, debido a nuestro pasado mítico podemos contar con numerosas leyendas ancestrales que han llamado la atención de muchos. En este artículo queremos hacer mención especial a la Santa Compaña y a cómo podemos protegernos de ella.


La Santa Compaña, un desfile de espectros que anuncia la tragedia

También llamada Procesión de Ánimas, esta leyenda que se encuentra entre el mito y la realidad ha sido durante siglos uno de los temores más propagados por Galicia. La Santa Compaña ha llenado de miedo a niños y pastores durante la noche, cuándo, según la leyenda fantasmas encapuchados te podrían acompañar. ¿Su función? Avisarte de una futura muerte. Esta leyenda tiene origen en la Edad Media donde ya se nombraba la aparición de un grupo de muertos (o almas perdidas) que vagaban en la noche a lomos de caballos, vestidos de exploradores o acompañados por perros rastreadores.

Esta leyenda, también llamada Genti de Muerti, la Huespeda, Compaña o Estadea, traía un mensaje de tragedia, desgracia y ‘desfortuna’. Así lo expusieron autores durante los siglos XI y XII quienes relatan que normalmente esta hilera de espectros está encabezada por una persona viva y una fila de muertos encapuchados detrás. Tristemente, la persona viva que guía la Santa Compaña se dice que empeora su estado de salud en tan sólo unos días hasta finalmente morir. ¿Alguna vez te has cruzado con ella? Dicen que suele aparecer en las Rías Baixas coruñesas (lugar donde esta leyenda ha tenido más avistamientos de la Santa Compaña) entre otras tierras gallegas donde lo desconocido tiene lugar.

Lo cierto es que aquellos que han tenido la mala suerte de verla dicen que han sido testigos de malos presagios. Los días donde se incrementan las salidas de la Santa Compaña son el día de San Juan o el día de Todos los Santos. Sin embargo, existe un modo de librarse de la Santa Compaña (aparte de salir corriendo) y es no salir con luna llena, hacer un círculo e introducirnos en él, tumbarnos boca abajo o rezar. Y es que la protección siempre ha existido allí donde existen las supersticiones. Por ello en el Camino de Santiago encontraremos los Cruceiros (cruces para proteger a los peregrinos). De esta y otras formas de protección hablaremos en el siguiente apartado.

¿Cómo protegerse del mal?

Uno de los símbolos más extendidos de Galicia son los cruceiros y existen más de 10.000 por toda la región. ¿La razón detrás de ello? Para proteger mediante la sacralización lugares paganos, acontecimientos o peregrinos. Para recordar la muerte, pedir una sanación, debatir con Dios o en acción de gracias como gratitud. Sin embargo, también se han visto cruceiros en cosechas así como en aquellos territorios donde se ha relatado la aparición de la Santa Compaña. Y es que tal y como narra un artículo de Betway Casino, pese a que las supersticiones no han sido científicamente demostradas como ciertas, la realidad es que aumentan nuestra confianza haciéndonos sentir más seguros. De ahí que por ejemplo en la ruleta escoger cierto número de la suerte podría aumentar tu posibilidad de ganar ya que también aumentaría tu convicción en la apuesta. Lo mismo sucede con la protección contra el mal, el contar con amuletos como por ejemplo la mano de Fátima (considerado símbolo de protección contra el mal) puede hacernos sentir más tranquilos y a salvo.

Otra forma de protegerse contra lo malvado ha sido a través de la evitación del mal de ojo, es decir, la fuerza poderosa de una persona que por envidia, odio o incluso sin querer puede causar dolencias físicas, emocionales o mentales en su víctima. Es por ello que ya es posible comprar incluso amuletos contra éste como por ejemplo la ruda, la ya nombrada antes mano de Fátima o el ojo turco que podemos encontrar en Amazon.

Por último, cabe destacar que Galicia siendo tierra rica en meigas o ‘magas’ tiene sus propios recursos para protegerse de la Santa Compaña. Y es que, tal cual cuenta este artículo de El País, las meigas -consideradas curanderas– tenían una gran habilidad psicológica para dar consejos, descubrir problemas y sanar a sus vecinos así como otras muchas características de éstas que podemos descubrir en libros como La Brujería en Galicia de Xose Ramón Mariño Ferro. Pero por lo visto las brujas no sólo se situaban en Galicia sino por toda la península donde desarrollaban sus conjuros y pócimas secretas, tal y como cuenta este artículo publicado en Voz Populi. Por tanto, si alguna vez se encuentra con la Santa Compaña, ¡busque rápidamente una meiga!



Categorías: CURIOSIDADES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *