Inés de Ben, la mujer eclipsada por María Pita

María Pita es todo un icono en la lucha contra los ingleses en Galicia y por todos es sabido su gesta y su posterior reconocimiento. Nos imaginamos la escena y es cómo para no hacerle un monumento. ¿Verdad?

Estatua de María Pita
MARÍA PITA
La estatua, en bronce, es obra de Xosé Castiñeiras
La altura total de la obra es de 9,31 metros. Su peso es de 30 toneladas.

Para quién no conoce a María Pita (difícil) fue una mujer que luchó contra las tropas inglesas y tras ver cómo asesinan a su marido y, llena de ira arremete contra un alférez inglés y lo tira por la muralla, le quita la bandera y blande una pica en tono desafiante y grita la famosa frase
“Quen teña honra, que me siga”. Gallegas guerreras!

Un gesto fácilmente recordado, por encima de otras mujeres que también lucharon contra los ingleses.

MARÍA PITA
Vistiendo uniforme de Alférez Mayor

Hay otro nombre que suena bien bajo, que se escucha cual susurro, me arriesgaría a decir que en ocasiones ni se conoce en la historia. Ese nombre no es otro que el de Inés de Ben que aunque no tuvo los reconocimientos de María Pita, también luchó por su ciudad. Enviudó durante el asedio, murió en la indigencia y fue enterrada en una triste fosa común. Bien se merece más que el olvido esta heroína gallega olvidada por el tiempo.

Domenico Laffi, el boloñés que por varias veces viajó a Galicia, nos lo cuenta así: “En el Monte Facho de Fisterra hay una torre. Y está hecha para encender fuego en su parte alta […] Con el fuego de la citada torre se hacen señales a las villas vecinas, que, de una en otra, van pasando el aviso de peligro por lo que, en una hora, todo el Reino de Galicia está sobre aviso y acuden armados a aquel cabo para defenderlo”.

Quien escribe la historia no suele ser neutral. Levanta a algunos y olvida a otros, no por capricho, porque los otros eclipsan con sus actos y son cubiertos por ese halo indescriptible que hacen que su paso por la historia sea recordado. Algunos salen en los libros de historia y otros no. E Inés de Ben no sale en algunos libros de historia aunque su hazaña fue igualmente heroica ¿por qué no tuvo su espacio de gloria ni en la historia, ni en la vida? A veces el destino cierra los ojos a los que por su estatus social son apartados.

MARÍA PITA
Heroísmo de María Pita (1589) Dibujó y pintó: F. Ferrer e Ros.

Poco sabemos acerca de esta mujer, por tener no hay ni imágenes. Del antes de la contienda sabemos que estaba felizmente casada con Sebastián Fernández y que tenía dos hijos y un próspero negocio de mercería y quincallería en la Pescadería. Del durante queda constancia de su defensa y trabajo de forma intensa llevando cubos de tierra para reparar las murallas, al igual que lo hacían otras muchas mujeres. Sabemos que cuando se encontraba en esta labor de defensa resultó herida y fue trasladada al hospital. El después Inés que quedó lisiada al cargo de dos niños, muy pobre y sin ninguna ayuda.

MARÍA PITA

Sabemos que hubo un juicio al que asistieron varios testigos para reclamar lo que era suyo (por valor de más de 800 ducados). Fue ante la Real Audiencia y se narra así : “Inés de Ben, recibe dos balazos de los ingleses, uno en la cabeza y otro en el muslo durante la defensa de la ciudad. Así consta en la certificación médica que se expide en Ferrol el día 12 de julio de 1590. Los ingleses entraron en la Pescadería y robaron todo lo que en su tienda había, por lo que solicitaba a la ciudad que se le abonase la pólvora, balas y cuerda que había suministrado para la defensa de la ciudad, cuya hacienda tasaba en 800 ducados, y destacando que su marido había muerto el primer día de la invasión y ella había sido herida el 14 de ese mismo mes. Como resultado de aquellas graves heridas en la cabeza quedó casi ciega, pobre y con dos hijos a los que atender.” El 8 de octubre de 1593 se realizan las diligencias y la citación de los testigos tiene lugar el 19 del mismo mes, pero años más tarde ella seguía en la misma situación de miseria que cuando se inició el pleito.

Lejos de contemplarse en libros y estando documentada se olvidó a los ojos de todos, menos para los que allí estaban que con su testimonio dieron valor a sus palabras. Ella se quedo sin nada, sin esposo, sin negocio, sin bienes y con bocas que alimentar. En cambio la historia trató muy bien a María Pita a la que el rey Felipe II le concedió una pensión que equivalía al sueldo de un alférez, más de cinco escudos mensuales y le concedió un permiso de exportación de mulas de España a Portugal.

En la actualidad María Pita tiene calles, aviones que llevan su nombre, estatuas rindiendo admiración a esta gran mujer, capítulos en series famosas Ministerio del Tiempo, en series infantiles por tener hasta tiene un Himno que fue iniciativa de Antonio Gundín estrenado en el 89 en el Teatro Colón y una Orden que guarda con cariño su historia.

Inés de Ben sigue siendo esa heroína a la que la historia dejó sin su historia. En cambio sobre María Pita tenemos una gran historia que todos conocimos con más o menos palabras, más o menos adornada y fue de esta manera que relato a continuación muy brevemente.

MARÍA PITA
Retrato anónimo en la Casa Museo de María Pita en La Coruña.

“Los ingleses, habiendo cercado la ciudad de A Coruña, abrieron una brecha en la muralla y comenzaron el asalto de la ciudad vieja. Durante el mismo matan a Gregorio de Rocamunde, el marido de María Pita; ella, llena de rabia, arrebata la lanza de la bandera inglesa y con la misma mata al alférez que dirigía el asalto. Algunos cuentan que ese alférez era el mismísimo hermano del pirata Francis Drake. Esto desmoralizó a la tropa inglesa, compuesta por 12.000 efectivos y provocó su retirada. La tradición dice que este hecho se llevó a cabo al grito en gallego de “Quen teña honra, que me siga” (“quien tenga honor/honra que me siga”). Una vez acabada la batalla, María Pita ayudó a recoger los cadáveres y a cuidar de los heridos.”

MARÍA PITA
Retrato en la Casa-Museo de A Coruña, por Isaac Díaz Pardo (1946)

Quiero añadir la parte que se merece a esta historia que jamás nos fue contada: “Junto a María Pita otras muchas mujeres de A Coruña ayudaron a defender la ciudad; estando documentado el caso de Inés de Ben, que fue herida en la batalla.”​

MARÍA PITA
Obra de Francisco Lloréns (1874 – 1948)

Ahora que conoces su historia te pido que más o menos adornada la compartas con todos por justicia porque la historia la escriben los que de manera fidedigna escriben los hechos y los cuentan tal y como fueron. Aquí mi homenaje particular a Inés de Ben la mujer que con su vida defendió de la invasión inglesa su querida ciudad.


Sin lugar a dudas, la plaza de María Pita y el edificio consistorial de A Coruña es uno de los mejores y más bellos ejemplos de arte civil de España de los siglos XIX y XX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *