Elisa y Marcela una historia de amor trasladada a la pantalla

La mejor directora del país, Isabel Coixet, centra el nombre de Galicia en su nueva película que pronto se estranará en Netflix, un canto al amor libre, a los derechos, a la historia de amor entre dos mujeres que fue toda una revolución en una época oscura. Una boda que cambió la historia, el primer matrimonio homosexual en España, como de aquella lo llamaban “a boda sin hombre”. Persecución, encierro, fuga… una película en blanco y negro por la que apuesta la conocida plataforma y que ya está dando mucho que hablar.

Elisa y Marcela en Netflix
Ya se aventuran a decir que estará entre las mejores películas Netflix del 2019

Os contaré esta historia gallega de la que probablemente muchos no tenéis constancia pero no por ello deja de existir y marcará la historia.

El primer matrimonio homosexual de España tuvo lugar en Galicia.

Una historia de amor que se transformaba con la naturalidad de un disfraz y el apropiarse una de nuestras protagonistas de una nueva identidad y así lograr casarse. Estas dos mujeres son para muchos los iconos de la lucha por la normalización y es que fueron las verdaderas pioneras de un derecho tan natural a amarse sin pensar en nada más que en hacerlo. Pero debemos recordar y ser fieles a la historia porque el primer matrimonio entre personas del mismo sexo documentado en España fue entre dos hombres y también tuvo lugar en Galicia el 16 de abril de 1061 (hablamos de la Edad Media) sus nombres Pedro Díaz y Muño Vandilaz y fue en el municipio gallego de Rairiz de Veiga, el primer matrimonio homosexual datado en Galicia y uno de los primeros de Europa. El matrimonio fue consagrado por un cura local en una pequeña capilla. Los documentos históricos acerca de este matrimonio se encontraron en el Monasterio de San Salvador en Celanova, Ourense, desde donde fueron trasladados al Archivo Histórico Nacional de Madrid. Pero hoy os hablaré la historia de Elisa Y Marcela

Elisa y Marcela coparon todas las Portadas del momento

Los ejemplares de los periódicos con la foto de su boda recuerda que fue la primera entre dos mujeres, nos situamos en 1901. Se agotarón las tiradas, más de 19.000 números vendidos en un solo día por el semanario Nuevo Mundo editado en Madrid. Imagínate la repercusión.
La noticia de su boda fue difundida por toda España y por varios países europeos, imagínate en aquella época abrir un debate que pocos querían tocar y plantar la semilla para dar visibilidad a algo tan normal como el amor entre personas que buscaban los mismos derechos.
Su vida podría estar en las pantallas de cualquier cine sin lugar a dudas, una historia de amor con encuentros y desencuentros, una lucha de por vida por estar juntas.

Su Historia

¿Quienes eran? Dos mujeres que ejercían de maestras. Sus nombres Marcela Gracia Ibeas y Elisa Sánchez Loriga.​ Para lograr casarse Elisa tuvo que adoptar una identidad masculina, Mario Sánchez y así el 8 de junio de 1901 se casaron en A Coruña. Lo hicieron en la parroquia de San Jorge de la misma ciudad. Tristemente el párroco descubrió el engaño y fueron denunciadas y perseguidas.

¿Cuándo se conocen? Marcela y Elisa se conocieron en el 1885 en la Escola de Maestras de A Coruña, donde se formaban ambas como futuras profesoras de enseñanza primaria.​ Su inicial amistad dio paso a una relación mucho más íntima. Marcela tenía dieciocho años y Elisa, veintitrés.​ El padre de Marcela era el capitán del Ejército Manuel Gracia. Viendo que la amistad de su hija era algo más y con miedo al escándalo o las represalias, envió a su hija a Madrid pensando que así se quitaría lo que el creía un problema de encima, quizás la distancia pusiera fin a una conducta desapropiada en aquella época y duramente castigada.​ Pasaron cuatro meses y Marcela terminó sus estudios en Madrid. El destino las vuelve a unir​ cuando Elisa es destinada como maestra interina a una pequeña parroquia de Coristanco y, cerca de ella, en una aldea de Vimianzo, se instala Marcela, ya como maestra superior.​ El reencuentro avivó la llama de su relación y deciden vivir juntas. En 1889 la vida les pone a prueba y vuelve a poner distancia por medio en la relación Marcela ya que es destinada a Dumbría. Pero siguieron manteniendo el contacto ya que Elisa no podía estar alejada de Marcela y se trasladaba habitualmente hasta la localidad.​

¿Cuándo se casan?
Tras más de una década conviviendo en distintos lugares de la provincia de A Coruña, en 1901 deciden casarse.

¿Cómo pudieron hacerlo?
Para conseguirlo tejieron un estudiado plan, Elisa empezó su transformación adoptando un aspecto masculino, se inventó un pasado y se convirtió en Mario Sánchez (debía convetirse en hombre para casarse).​ Este pasado inventado tomó como referencia de imagen masculina a su primo que había muerto en un naufragio.​ Se inventó además que había pasado su infancia en Londres y que su padre era ateo por lo que no tenía ningún tipo de documento religioso.​ Ante esta última circunstancia, el padre Víctor Cortiella, párroco de San Jorge, la bautizó y le hizo la comunión, y posteriormente casó a la pareja el 8 de junio de 1901 a las siete y media de la mañana.​ La ceremonia matrimonial fue breve, los padrinos dieron fe de su validez y la pareja pasó la noche de bodas en la pensión Corcubión, de la calle de San Andrés.

Consecuencias de la boda, persecución, excomunión y cárcel
Pero por desgracia los vecinos no pudieron seguir indiferentes ante lo que a partir de ese momento se conocería como el “matrimonio sin hombre”. Un run run mediático comenzó a saltar en cada esquina, siendo la pareja portada de diarios gallegos y madrileños y como consecuencia de esto ambas perdieron su trabajo, fueron excomulgadas y se dictó una orden de busca y captura.
Parece ser que para que tuviera lugar la excomunión, el párroco pidió a un doctor que examinara a Mario para comprobar si era un hombre o una mujer.
Mario accedió y cuando el doctor emitió su veredicto intentó hacerse pasar por un hermafrodita, cuya condición había sido diagnosticada en Londres.
La Guardia Civil las persiguió. Se tiene constancia de que pasaron por Vigo y Oporto en su huida​. Lo último que se sabía de ellas es que llegaron a subirse a un barco con destino a América (posiblemente a Argentina, como tantos otros gallegos de la época), donde se quedaron a vivir.
Se cerró el caso que llevaba uno de los juzgados contra ellas y algunos vecinos de Dumbría extendieron un rumor varios años después sobre el fallecimiento de Elisa, y el subsiguiente matrimonio de Marcela con un hombre. Este rumor no ha podido ser posteriormente confirmado.

Como Curiosidad

Cabe destacar que la boda, este peculiar matrimonio en la época según el archivo diocesano, aún es válido. Ni la Iglesia ni el Registro civil anularon las actas que de este matrimonio se levantaron, por lo que éste es el primer matrimonio homosexual del que se tiene constancia registral en España

Un libro recoge su vida

Elisa e Marcela – Alén dos homes (Elisa y Marcela – Más allá de los hombres) Un trabajo de más de 300 páginas del 2008 escrito en gallego que recoge el periplo de estas dos mujeres tuvo mucho que ver.
Gracias al libro supimos que fueron encarceladas en Oporto (Portugal) antes de escapar a Buenos Aires. Allí en Porto, Elisa se hará pasar por Pepe y jura ser un hombre. Fueron liberadas 13 días después por un movimiento solidario liderado por activistas portuguesas que exigió su libertad, realizándose, además, varias colectas públicas para ayudarlas económicamente.

Obligada a vestir como mujer escapan a Buenos Aires

Fue obligada a vestirse como mujer.​ Y pese a que la administración española solicitaba la extradición de la pareja, antes de ser enviadas a España, son juzgadas y absueltas por los delitos que se les imputaban en el país vecino. Y es aquí donde su historia volvió da el salto geográfico ya que Marcela y Elisa vuelven a escapar con dirección a Argentina. Pero en el viaje se le suma una más porque Marcela da a luz una niña.

Matrimonio por conveniencia y juicio

Se casó con un danés, Christian Jensen, un hombre 24 años mayor que Elisa (María por su nueva identidad), como estrategia para aposentarse en un hogar al que llevar después a Marcela (bajo la identidad de Carmen), como si fuese su hermana y a su hija.
Al descubrir el danés quién era realmente y su trama la lleva ante los tribunales para anular su matrimonio. La sentencia dictamina que el matrimonio sí era válido por haberse realizado entre un hombre y una mujer, por lo que no hubo cargos contra Elisa y es justo en este momento (1904) cuando se les pierde la pista.

Reconocimientos

Isaías Lafuente (redactor jefe de la cadena SER a nivel nacional), en su libro “Agrupémonos Todas“, hace un recorrido por lo más destacado del feminismo en el siglo XX y señala la historia de Marcela y Elisa como uno de los hechos más significativos relacionados con tal movimiento ocurridos en Galicia (otro sería la figura de Emilia Pardo Bazán).

El premio Marcela y Elisa. El colectivo Milhomes quiso homenajearlas fundando el Premio Marcela y Elisa, que con el apoyo de la FELGTB, ya va por su sexta edición.

Una calle con sus nombres. Hay una calle con sus nombres en A Coruña, lo que finalmente se consiguió el 13 de mayo de 2018.

Libro que incorpora la historia de Marcela y Elisa dándoles los nombres respectivos de Rosa y Claudia. En 1902 se publicó en España el libro La sed de amar, del escritor extremeño Felipe Trigo.

Un profundo y entrañable canto al amor que tiene como protagonistas a
Natalia de Molina y Greta Fernández.

Película a la vista.

Más de cien años después Netflix confía tanto en el tirón de esta historia que produce la película que la realizadora Isabel Coixet rueda en Galicia. ¿Qué nos espera? un romance, un thriller y una buena dosis de erotismo (con pulpos de por medio, en honor a la tierra gallega) garantizan dos horas de intensidad narrativa.

Con la historia de Elisa y Marcela, la cineasta Isabel Coixet pone el acento en la necesidad de vivir en la tolerancia. «Muchas de las cosas que damos por sentadas en el primer mundo pues no lo son tanto y creo que la tolerancia es fundamental», dijo estos días en la Berlinale, donde presentó el filme en competición por el Oso de Oro.

Así lo transmitía Isabel Coixet “Solo puedo decir que las historias me encuentran. Y que habitualmente me centro en mujeres fuertes porque es el tema que controlo“. El primer matrimonio homosexual en España ya tiene película que se estrenará de forma simultánea en 190 países, todos en los que está presente la plataforma. Su decorado Galicia y las protagonistas de la historia son dos maestras gallegas que se amaron por encima de todo y todos.

Isabel Coixet, Greta Fernandez y Natalia de Molina en San Sebastián ”Elisa y Marcela’
Foto de Juan Naharro NETFLIX

La directora catalana presenta el drama amoroso en blanco y negro ‘Elisa y Marcela‘ y se defiende de quienes piden la retirada de su filme de la Berlinale por no estrenarse aún en cine, imposible que no nos recuerde el caso de Roma, que se vio excluida de Cannes y luego arrasó en Venecia, en los Globos y en Óscar se llevó tres estatuillas. Si algo tiene la plataforma de Netflix es que donde pone el ojo pone el éxito, anteriormente ya lo hacía apostando con la serie marca España “La Casa de Papel” y ahora lo hace con el fime Elisa y Marcela que será lo nuevo de Netflix, y por supuesto como todo apunta, será la película del año. Recordemos también que la popular serie Fariña también es emitida en esta plataforma.

“Elisa y Marcela” o “la increíble odisea del primer matrimonio lésbico de España”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *