El picudo rojo, la plaga que acaba con las palmeras, es un manjar muy nutritivo

Ya han pasado décadas desde que se detectara la presencia del picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) en la península. Sin embargo en Galicia la invasión comienza a principios de la segunda década de este siglo. Su adaptación al medio y al clima ha cogido por sorpresa a todos y en muy poco tiempo se extendió por toda Galicia, de sur a norte. Ni la lluvia, ni e frío ni la humedad parecen detener su avance.

De Luigi Barraco – Trabajo propio (personal work), CC BY-SA 3.0, Enlace

En nuestra tierra las larvas del “bichejo” excarvan galerías en el Phoenix canariensis (Palmera canaria) provocando que el árbol se marchite y pierda las hojas y probablemente muera. En la actualidad existen numerosos y variados tratamientos más o menos eficaces aunque la solución definitiva está por venir.

Sin embargo, lo que en Galicia y en la Península es una plaga invasora, en otros lugares no lo creen así, ya que las larvas de estos insectos son apreciados gastronómicamente como una delicatessen llegando a ser el escarabajo más consumido en África subsahariana quienes recolectan las larvas, aunque parezca increíble, gracias al oído al escuchar las larvas escarbar las galerías.

Rhynchophorus ferrugineus pupa2.jpg
De Luigi Barraco – Trabajo propio (personal work), CC BY-SA 3.0, Enlace

Debemos recordad que la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación) aconseja buscar fuentes extras de alimentación y la de los insectos: “Urgentemente necesitamos identificar fuentes alternativas de proteínas, y los insectos tienen un gran potencial para contribuir a la seguridad alimentaria mundial”

Muchos insectos  y sobre todo los escarabajos como el picudo rojo son ricos en proteínas y grasas buenas y tienen un elevado contenido en calcio, hierro y zinc.

«Una sola larva del picudo rojo proporciona la cantidad diaria recomendad para un niño de entre 1 y 2 años. Este insecto y sus parientes son de los más nutritivos que existen. Su aportación de proteínas, y sobre todo de vitaminas A y E, se podría comparar a la de la leche y las legumbres“.

Picudo rojo adulto

Así que ya sabéis, a comerse el picudo rojo. ¿Quién se atreve?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *