12 mayo, 2021

El Blog de Galicia Máxica

Noticias e información de turismo, gastronomía, naturaleza y patrimonio de Galicia

Diez castros que tienes que conocer en Galicia

Castros de Galicia

Si en Galicia hubo celtas, castrexos, galaicos o serpientes, es un tema que dejamos para que discutan acaloradamente los filósofos, arqueólogos, historiadores e incluso los “cuñaos” desde la barra de un bar. 

A la vista está que el último milenio antes de Cristo fue una época muy movidita en todo el noroeste y la actividad cultural parece haber sido muy homogénea en este sector peninsular. No hace falta estudiar mucho, salta a la vista esa unidad cultural. Aquellos que construyeron esas aldeas fortificadas que los romanos llamaron castros formaron en Galicia más que una simple cultura, crearon y dieron forma a la historia de Galicia.

¿Quién no tiene cerquita de donde vive un topónimo que haga referencia a un castro? En Galicia podrían existir los restos de más de 4000 castros repartidos por toda la geografía. La mayoría de ellos está esperando por una generación futura que se interese más por nuestro pasado y desvelar con gusto sus grandes secretos escondidos durante milenios en las entrañas de la tierra.

Dejando de lado los fabulosos castros del norte de Portugal, en esta ocasión vamos a acercaros una lista de los diez castros más representativos de los actuales límites administrativos de Galicia ,que por suerte algo nos han podido desvelar hasta el día de hoy. Vamos allá.

Castro de Saceda

Empezamos en Ourense y por este del concello de Cualedro, que seguramente muchos no lo conozcáis. Una maravilla de castro parcialmente excavado en una comarca que pide a gritos una revalorización histórica y el castro de Saceda es uno de los  grandes alicientes. Una buena excusa para darse cuenta que esta zona también es Galicia. No es el único castro de los alrededores, aunque sí el más preparado para su visita. Una zona fronteriza en la que hace dos mil años nadie sabía lo que era “A Raia” ni en lo que se iba a llegar a convertir.

Castro de Saceda

Castro de San Cibrán de Lás

Muchos lo conoceréis como Lansbrica o Lansbricae, cosas de declinaciones latinas. Otros quizás os suene mejor Lanobrica, Lambrica o mismo A Cidade, la ciudad. Llamemos como lo llamemos, lo cierto es que este gigantesco poblado situado entre Punxín y San Amaro es más que un castro, es una enorme ciudad, todo un ejemplo de sociedad organizada. Este castro fue elegido para crear el Parque Arqueolóxico da Cultura Castrexa y para ello se construyó una edificación sin igual en Galicia.

San Cibrán de Lás

Castro da Torre

En Os Ancares y O Courel existen multitud de restos arqueológicos castrexos repartidos por todas sus sierras. Aquí no hay uno mejor que otro, pero hemos elegido como ejemplo uno de estos castros que muchas veces estaban relacionados con la minería tan intensiva por estos lares. Se localiza en Folgoso do Courel y es el castro da Torre.

Castro da Torre

Castro de Viladonga

En Castro de Rei, Lugo, nos encontramos con un gran ejemplo de castro fortificado que por nada debes dejar de visitar y sobre todo cuando veas que su museo es uno de los más completos de Galicia a pesar de su pequeño tamaño. ¡Y gratis!

Castro de Viladonga

Castro de Santa Trega

Este es uno de los más conocidos y representativos de Galicia y por ello se trata de uno de los más estudiados y excavados. Además, a parte de su historia, desde lo alto del Monte de Santa Trega disfrutaréis de uno de los espectáculos visuales más fascinantes del sur de Galicia. También encontraremos un pequeño pero interesantísimo museo en lo alto del monte de Santa Trega.

Castro de Santa Trega

Castro de Monte do Castro de Vigo

Años de abandono y olvido dañaron gravemente los pocos restos excavados de lo que fue el germen de la ciudad de Vigo, una ciudad cuyo pasado histórico es más grande e importante de lo que siempre nos han enseñado. Casi todo el Monte do Castro era un gran poblado, otra de las grandes ciudades del noroeste. Prueba de la importancia de este castro fue la gran cantidad de vestigios romanos posteriores que en esta ciudad salen “a punta pala”. Para muchos la mítica Burbida, la mansión romana “perdida” de la Vía XIX o 19.

Castro de Vigo

Castro de Troña

Este es el poblado más representativo del interior de la provincia de Pontevedra. El Castro de Troña es una gran poblado ampliamente excavado en donde la serpiente es más que un símbolo. Su posición estratégica sobre el valle del Tea y sobre el paso de importantes vías de comunicación permitieron que se consolidara como uno de los más importantes y grandes centros comarcales.

Castro de Troña

Castro de Baroña

¿Quién no conoce el castro de Baroña en Porto do Son? Cuando los pobladores de Galicia aún eran felices y sus miedos se limitaban a la propia supervivencia diaria, cuando el comercio internacional y el trueque eran parte de una economía sostenible, los habitantes de Gallaecia vivían junto al mar… hasta que el terror llegó por mar. Llegaron aquellos que no entendían de negocios ni intercambios y lo único que comprendían eran lo afiladas que estaban sus espadas y lo fácil que era emplear la violencia para sobrevivir y enriquecerse más fácilmente. Por obligación, nos alejamos del mar, ya vendrían mejores tiempos para la especulación. El castro de Baroña es un gran ejemplo de castro costero que aprovechó una península rocosa que poco o nada debió servir para la protección de sus gentes. Info Baroña.

Castro de Baroña

Castro de Borneiro

Este es el castro que los libros de texto cogían como ejemplo décadas atrás. Se localiza en Cabana de Bergantiños y realmente merece la pena su visita.  Hasta 36 construcciones han visto la luz en este castro y muchas de las piezas encontradas son expuestas en el Museo Arqueológico de A Coruña. Más info Castro de Borneiro.

Castro de Borneiro

Castro de Castromao

Y terminamos de nuevo en Ourense, en Terras de Celanova, en un castro en donde Luis Tosar quiso ser Galaicus, pero no fue. Hubo una gran inversión en las inmediaciones del castro de Castromao para la creación de decorados para la película pero por desgracia fue dinero tirado. Menos mal que el castro ahí está, soportando los años y erigiéndose como uno de los castros de obligada visita de la comarca.

Castro de Castromao

Y estos han sido varios de los ejemplos de castros más representativos de Galicia, aunque seguramente vosotros aportarías otros diferentes y es que en cosas de castros, nada hay escrito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *