Comienza la Vendimia

Además de ser uno de los motores de la economía gallega la uva es una fruta con múltiples cualidades. Son muchos los que afirman que la uva es un potente depurador intestinal, buena para la artritis y la gota, posee minerales esenciales y muchas vitaminas como B,A,K,E…
Ya en la mitología clásica, Baco el Dios del vino podía lograr que el agua se convirtiese en este preciado líquido a su antojo. Los gallegos hacemos que de la vid salgan los mejores vinos del mundo, logramos magia en el paladar.
Para Baco no tan importante era el vino como el gozar de los placeres carnales, para los gallegos también, pero nos importa que el vino no sea sólo agua y así el vino tiene cuerpo.
Y con este cuerpazo de nuestros vinos se dejó de asociar sólo a la fiesta y empezó a acompañarnos en nuestra deliciosa gastronomía.
Los amantes de tan maravilloso fruto decidieron darle la categoría que se merecía y de bebida pasó a caldo y de caldo a brebaje y ahora contando con el más alto prestigio y los más altos premios, el niño malo ha pasado a ser un mimado en todo el mundo.
Nos hemos convertido en grandes exportadores de nuestra esencia gallega, en la que el paisaje acuna viñedos y en el que el trabajo se transforma mimos en frutos.
Su cultivo es ampliamente estudiado para que la calidad del producto mejore cada año al igual que su sabor para que tú lo disfrutes.
Los gallegos hemos pasado de meros observadores a grandes entendidos y todo esto sin hablar ni francés, ni alemán y menos inglés, aquí hablamos de «relaxinnnng» pero copa en mano de albariño, mencia, godello…
Con el gallego en nuestra esencia, hemos conquistado los corazones de todos los que realmente conocen este pueblo hospitalario que comparte con sus huespedes su líquido más preciado.
Compartimos con él historias de esfuerzos, de metas, de sueños conseguidos, al fin y al cabo no cuesta tanto hacerse un hueco cuando lo que ofreces es lo mejor. Porque ya no somos estudiantes, sino doctorados en el arte milenario de transformar tan bella materia en un placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *