67P, Rosetta y su música celestial

Estos días es noticia un cometa que surca nuestro sistema solar, no por su tamaño, ni por sus características, ni por su cercanía,  pues son muchos los cometas que orbitan alrededor del sol y que poseen cualidades muy singulares. Se trata del cometa  67P/Churyumov-Gerasimenko y la importancia de este paso es por el aterrizaje por primera vez en la historia de la humanidad de un satélite artificial sobre su superficie. Se trata, pues, de uno de los mayores logros de la historia de la tecnología. La misión busca saber un poco más sobre estos cuerpos celestes, los cuales muchos de ellos han permanecido inalterables a lo largo de 4.000 millones de años, el mismo tiempo que nuestro sistema solar, lo que nos daría un gran conocimiento sobre los orígenes de este.

La sonda Rosetta salió de nuestro planeta hace un poco más de 10 años y por fin el día 12 de Noviembre de 2014 ha logrado soltar el módulo de aterrizaje Philae que se posó en el cometa, no sin problemas, ya que el anclaje falló. Sin embargo la cápsula mantiene sus medidores en buen estado y podrá estudiar concienzudamente a 67P.

En nombre del satélite se inspiró en la Piedra Rosetta y Philae es una antigua ciudad egipcia relacionada con el código de la piedra Rosetta.

Así pues, ayer fue otro gran paso para la humanidad, que aunque no nos demos cuenta, tiene tanta importancia como la misión que en 1969 llevó a la tripulación del Apolo a la superficie de la Luna.

Ahora os dejamos un fragmento sonoro de la “música” que emite este cuerpo celeste en su viaje por el espacio:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *